• +86 773 2303067


Guía de viaje en Ningbo

    viaje en Ningbo, ZhejiangEl ramal corto de ferrocarril de Hangzhou por Shaoxing termina en NINGBO (Olas Tranquilas), un eje económico importante y puerto oceánico en la esquina noreste de la provincia. A pesar de ser un puerto, la ciudad está situada en realidad a unos 20 km tierra adentro, en el punto donde los ríos Yuyao y Yong se encuentran para ir a parar juntos al océano. En todas partes verá la húmeda llanura y los arrozales y, a lo largo de la muy irregular y dentada costa, los letreros de las salinas e industrias pesqueras. Hoy en día Ningbo apenas merece una excursión, excepto por el hecho de que es una escala vital para el trayecto hacia la vecina isla de Putuo Shan. Sin embargo, si está de paso, hay uno o dos sitios destacados, la interesante biblioteca Tianyige y los monasterios en el campo, más allá de la ciudad.

    Ningbo posee una breve pero intensa historia. Bajo los Tang, en el siglo vil, se instaló un complicado sistema de esclusas y canales para hacer que las poco profundas corrientes de los ríos fuesen navegables, y a finales del siglo xii, se construyó un rom-peolas para proteger el puerto. Desde entonces en adelante, el comercio con Japón y Corea empezó a desarrollarse de forma masiva, enviando la seda para cambiarla por oro y, bajo los Ming, Ningbo se convirtió en el puerto más importante de China. También hubo una temprana influencia europea. En el siglo XVI los portugueses utilizaron el puerto, construyeron un almacén río abajo y ayudaron a luchar contra los piratas, mientras que en el siglo XVIII la East Indian Company empezó a presionar para hacerse un lugar en el negocio. Al final, en 1843, después de la Guerra del Opio, Ningbo se convirtió en un puerto de tratado, con un consulado británico.

    Poco después, la ciudad se expandió con el Alzamiento de Taiping, en 1861, pero luego rápidamente cedió territorio a Shanghai. No fue hasta 1949 cuando empezó a expandirse otra vez, y el río ha sido drenado, se han construido terminales de pasajeros y construido muelles de carga. Además, se han terminado puentes y se ha creado una infraestructura que va a más, para satisfacer la producción de las industrias químicas, de manipulación de alimentos y las fábricas metalúrgicas locales. Sin embargo, a pesar del hecho de que Ningbo está considerada una de las zonas de apogeo de China, todavía está llena de un dilapidado aire provincial.

    La Ciudad

    El centro de Ningbo está dividido en tres zonas por la confluencia de sus dos ríos. El puente de Xinjiang enlaza la parte oeste de la ciudad, la zona amurallada original, con el área septentrional, la antigua concesión extranjera. Los vecindarios que bordean ambos lados del puente son los mejores lugares de la ciudad para respirar un poco de ambiente; tome el autobús 1 de la estación del ferrocarril. Al sur del puente, en su lado oeste, hay un interesante mercado de pescado seco, mientras que en la orilla norte, encontrará barcas de pesca, marineros y todos los arreos de un puerto activo. También en este lado, pero al este del puente, unos cuantos portales y terrazas del viejo puerto del tratado todavía se conservan, flanqueados por improvisados mercados de pescado junto al agua, mientras que justo al sur de la terminal de transbordadores se halla la iglesia portuguesa del siglo XVII, construida con fines proselitistas, pero que todavía hoy sirve a la comunidad cristiana local. El interior no es nada especial, con coloridos vitrales que representan las doce estaciones del vía crucis; uno de los cuidadores estaría más que encantado de enseñarle el lugar en una breve visita, si usted está interesado (todos los días, 6-18.30 h; entrada gratuita). Vista desde lejos, la aguja de la iglesia y las bajas casas de estilo mediterráneo de alrededor, no estarían fuera de lugar en el sur de Europa.

    Guía NingboLa moderna ciudad, similar en lugares de interés y dimensión a otras ciudades de China, se extiende al sur del puente de Xinjiang. Dos manzanas al sur del puente, la principal calle comercial, Zhongshan Lu, cruzan la gran unión de Dongmen Kou de este a oeste. La sección este, al otro lado del puente Jiangsha, es una selecta zona de compras, con varios restaurantes americanos de comida rápida, pero el corazón de la ciudad moderna es la zona oeste, una ancha avenida alineada con edificios modernos que albergan los grandes almacenes de Ningbo. Alrededor de 1 km al oeste de Dongmen Kou, Zhenming Lu, una calle llena de casas en parte de madera y árboles arqueados conduce al norte pasando por la Torre del Tambor hacia el parque Zhongshan, un pequeño espacio abierto lleno de entusiastas de las artes marciales a primera hora de la mañana. A unos 500 m al oeste de Dongmen Kou, puede dar un paseo por Kaiming Jie, que va hacia el sur saliendo de Zhongshan Lu. Esta calle está llena de pequeñas tiendas y paradas, y tiene uno de los mejores sitios donde comer marisco local. A 1 km de aquí, cerca de la unión con Jiefang Lu, encontrará la pagoda Tianfeng, del siglo XIV, donde podrá subir para obtener vistas panorámicas.

    La parte más antigua de la ciudad es una zona al suroeste, alrededor del Yue Hu (Lago de la Luna); tome el autobús 20 desde el extremo sur del puente de Xinjiang, de lo contrario está a un paseo a pie de 20 minutos al norte de la estación de ferrocarril. Un poco mayor que una gran versión de un estanque de pueblo, el área posee una zona cerrada para el baño, con la usual multitud de gente lavándose en los escalones de piedra. Gran parte del encanto del lugar se ha perdido en los últimos tiempos, con la construcción de un nuevo parque en la orilla occidental, aunque la principal atracción turística de Ningbo, la biblioteca Tianyige (todos los días, 8-16.30 h), sobrevive en medio. Construida en 1516 y, según dicen, el edificio de biblioteca más viejo todavía existente en China, fue fundada por Fan Qin, un representante de los Ming, cuya colección se remonta al siglo xi e incluía tablas de madera y copias escritas a mano de los clásicos de Confucio, raras historias locales y listas de los candidatos con éxito en los exámenes imperiales. Hoy se puede visitar el jardín de la biblioteca y las dependencias, algunas de las cuales contienen pequeñas exposiciones de viejos libros y tabletas. Es un lugar encantador, y sus edificios dorados y con paneles de madera, con bosquecillos de bambú, un estanque y un pequeño jardín de rocalla, todavía conservan una atmósfera de intimidad, contemplación y estudio.

    Top