• +86 773 2303067


Templo Famen

    Templo FamenEste santuario es uno de los primeros templos budistas de China y lo veneran peregrinos del mundo entero. Se construyó en el siglo II d.C. para albergar el hueso de uno de los dedos de Sakyamuni (el buda histórico), donado por el budistas. Esta veneradísima reliquia se retiraba periódicamente de la cripta del templo y recorría en procesión las calles de Xian en pleno auge de la era tang.

    Ubicado a 120 km al oeste de Xi'an. Supuestamente, este templo guarda las falanges de un dedo de Buda, aunque el museo que hay en las proximidades posee una colección de reliquias de la dinastía Tang, tanto o más apreciadas.

    Se dice que en el año 147 d.C., el rey Asoka de la India, para expiar sus pecados, distribuyó preciosas reliquias budistas (sarira) entre las colonias budistas de Asia. Famen Si, uno de los primeros lugares de culto budista de China, fue construido para albergar el dedo de Buda (en realidad, los tres huesos que lo forman). El templo alcanzó gran popularidad durante la dinastía Tang, cuando el emperador Tuo Bayu estableció la práctica de llevar los huesos en procesión desde el templo hasta la corte en Chang'an, acto que se repite cada 30 años. La procesión del año 873 transportó la reliquia hasta la corte de Tai Zong, a más de 100 km de distancia. El resto del año, el dedo se guardaba en una sala bajo el templo, junto con un conjunto de ofrendas que los emperadores iban depositando generación tras generación. Tras la caída de los Tang, la cripta cayó en el olvido, y la historia del dedo de Buda fue considerada como una leyenda hasta que, en 1981, se derrumbó el suelo del templo y apareció la cripta, llena de preciosos objetos de la dinastía Tang y, dentro de una colección de cajas que encajan una dentro de otra (de oro, plata, cristal y jade), el legendario dedo de Buda.

    Hoy en dia, el templo Famen ya es un destino muy conocido de peregrinación. Se ha reconstruido la cámara subterránea y en el centro se ha depositado el relicario que guarda las falanges. Un monje custodia permanentemente el tesoro, sentado delante del dedo y cerca de la caja fuerte donde se guarda por las noches. Las medidas de seguridad no son pocas; la puerta del templo es blindada, como las que suelen usar los bancos. Se puede entrar en la cripta, la más grande que se ha descubierto en China, pero no tiene demasiado interés. Es mucho mejor el museo, al oeste del templo, que expone las reliquias Tang que se encontraron en la cripta. Es uno de los mejores museos pequeños del país. Los objetos están divididos en dos secciones, con muchas notas explicativas en inglés. En la planta baja, las piezas de oro y plata quitan el aliento por su excelente factura; especialmente notable es un quemador de incienso de plata con un giroscopio que lo mantiene siempre horizontal, una bandeja para el té (la evidencia más temprana de que se tomaba té en China) y la estatuilla de un hombre con cabeza de elefante. Algunos otros objetos curiosos son 20 platos y botellas, unos de ellos persas con diseños árabes; otros, romanos, incluida una botella del siglo v. La cristalería, importada a través de la Ruta de la Seda, era más valiosa que el oro. También se hallaron en la cripta miles de volúmenes de sutras budistas, de los que se exponen unas fotografías, además de 27.000 monedas, de las que se exhiben las más inusuales (por ejemplo, hechas con caparazón de tortuga). Una sala anexa muestra las sábanas de seda con las que estaban envueltas las reliquias, junto con una pequeña exposición sobre la manufactura de esas telas. En el centro de la sala principal se halla un relicario de plata con una de las falanges que, a su vez, se encuentra dentro de una maqueta de cobre de una stupa y todo dentro de una pequeña pagoda de mármol. En la planta de arriba, se puede contemplar un bastón de plata que, irónicamente, servía para que los monjes pidiesen limosna, pero lo mejor aquí son los cofrecillos donde se encontraron los otros dos huesos: cajas que encajan una dentro de otra hasta llegar a la más pequeña, de jade, que guardaba las reliquias.

    Top