• +86 773 2303067


Monte Hua

     

    monte huaEl minibús asciende por la carretera pedregosa hacia Monte Hua,mientras el agreste paisaje se despliega cautivador, evocando una pintura china.

    En lo alto, las siluetas de rocas suspendidas y precipicios lejanos, mientras la tupida vegetación asoma de grietas escondidas. Los imponentes picos de Monte Hua hacen perder la respiración. A 120km de Xi'an, la antigua capital,en la provincia de Shaanxi, Monte Hua es el resultado de impresionantes movimientos tectónicos de tierra de hace millones de años, y se considera una de las montañas más peligrosas de China. Aunque sólo abarca una zona de 150km—Monte Hua comprende más de 70 picos y cumbres.

    Los picos más altos son los del norte, sur, este oeste y central—evocan los pétalos de una flor de loto hacia el cielo. Estos cinco picos imponentes dominan los ríos Wei y el Río Amarillo al norte,colindando con las montañas Qinling al sur.

    El pico Sur de 2.160 metros, es el más alto. Sus rivales más cercanos son el pico Este y el pico Oeste. El pico Central, también conocido como la Doncella de Jade, y el pico Norte no son tan conocidos, pero resultan igualmente espléndidos. A primera hora de la mañana y última de la tarde, los jirones de neblina que envuelven estos montes de granito, forman espectaculares remolinos, proporcionando un ambiente romántico y místico.

    Los cinco picos son accesibles a pie, y las personas más perezosas disponen de teleférico. El teleférico austríaco acaba en la “base” de Monte Hua, y lleva a los visitantes a la cumbre Norte.

    Desde ella se puede continuar caminando a los otros cuatro picos y disfrutar de las panorámicas. A lo largo de los tiempos, Monte Hua ha sido fuente de inspiración de un sinfín de poemas, algunos de los cuales están inscritos en los salientes de la roca. Poetas y amantes paseaban bajo estos arcos de granito, los amantes robaban sus besos al amparo de los sauces llorones y en la intimidad de los parapetos de piedra de la cumbre. Héroes las visitaban, eremitas buscaban en ellas la paz,y en sus muros de piedra florecieron las leyendas.

    La montaña ha inspirado a generaciones de visitantes, como constancia quedan las interesantes denominaciones dadas a las grietas y recovecos de Monte Hua—nombres encantadores como la Cueva de la Flor de Loto o la Gruta de la Cascada. Los cerros tienen nombres como el Dragón Azul, el Pez Volador o el León y el Tigre Negro. Las terrazas de la montaña fueron bautizadas como los Bosques de Durazno o el Jengibre Salvaje, aludiendo a la Ir uta y Dora del lugar, que florece en las estaciones más cálidas.

    Existen nueve acantilados: Mirando Sobre el Río Wei, Roza la Oreja, Impulso hacia las Nubes, Sacrificio Propio,Escapando el Edicto Imperial, Estrella Brillante, Sol y Luna, y la Palma del Inmortal. También hay ocho plataformas panorámicas con nombres pintorescos tales como los Tres Emperadores. la Encuentro de los Inmortales, y Vapor Púrpura. Construidos al estilo tradicional, armonizan con la belleza natural del lugar. La vista es nítida desde cualquier ángulo.

    Los arroyos serpentean a lo largo de los numerosos meandros y revueltas de la roca metamórfica. La canalización del agua recae en la impresionante Qingke, a l0km de la entrada del valle.

    Ascenso a la Cumbre Norte

    La visita a Monte Hua puede ser cuestión de uno,dos o tres días. Hay dos maneras de subir. En teleférico, que llega a la cima en 10 o 15 minutos, o ascendiendo por los escalones que conducen hasta la cima.

    Para ver el máximo número posible de picos en un día,ahorrando tiempo y energía, lo mejor es subir en teleférico hasta la cumbre Norte, y dirigirse a los otros picos desde allí. Los cinco picos están a una hora de distancia uno de otro, pero si dispone de más tiempo y está dispuesto a soportar el cansancio,las vistas, inexistentes de adoptar el camino fácil y corto, le compensarán.

    A la cumbre Norte también se la denomina la Montaña Nubosa a causa de sus tres desfiladeros. Para acceder al Precipicio Roza la Oreja solo existe un estrecho camino.

    La ascensión a la cumbre Norte, de 1.614 metros, comienza gradualmente, inicio de un tramo de 6km que comprende 3.000 escalones. La mayoría están en buena condición, y aunque algunos solo son incisiones horizontales que intentan parecer escalones, las cadenas que hacen de parapeto ayudan al ascenso. Se tarda de 2 a 3 horas en llegar a paso tranquilo. Hay varias oportunidades para comprobar su estado físico, la Escalera hacia el Cielo, el Precipicio del Sol y la Luna y el cerro en forma de esqueleto de dragón frente al pico Oeste, llamado la Cresta del Dragón Verde.monte hua

    Pasados los primeros 500 escalones se encuentran una plataforma—afortunadamente una de varias—donde puede descansar y refrescarse con tranquilidad. En un día claro, los rayos del sol estampan curiosos juegos de claroscuro sobre las rocas. Escalones sin fin penetran tortuosamente entre árboles, peñascos, vegetación lujuriosa y arroyos serpentinos. Uno se ve envuelto por las entrañas de un tremendo cañón.

    A cada escalón aparece un paisaje cada vez más seductor. Los rascacielos de Nueva York o de Shanghai parecen palillos comparados con la altiva belleza de Monte Hua.

    Cuando se llega al escalón número mil, las piernas empiezan a protestar a causa del vigoroso ejercicio, pero no haga caso de las bromas de los que ascienden en teleférico diario. Mientras recupera el aliento, le Concéntrese en la fascinante panorámica. Los montes rebosantes de grutas se funden con los valles lujuriosos, y,dependiendo de la estación, puede zambullirse en una pequeña cascada, para descansar y refrescarse.

    Cuando llegue al tenderete de bebidas, regentado por un rechoncho lugareño, ya ha hecho la mitad del camino. Dispone de pequeños taburetes y mesas donde sentarse y recuperar la respiración sin necesidad de comprar nada. Recuerde que el precio de las bebidas sube con relación a la altura. Los moradores suben y bajan la montaña a montículo llamado la Piedra de la Tortuga. Antiguamente los tigres y los osos pardos merodeaban por las laderas meridionales. Los habitantes de Monte Hua, tímidos y huidizos, incluyen cabras, serpientes, consolarán explicándole que es mucho mejor subirla que bajarla, ya que en el descenso las rodillas duelen el doble.

    Descanse bien, para no asustarse ante lo que le espera. Hay tres tramos de escalones, cada uno más largo que el anterior. Todos tienen una inclinación incómoda, así que le será difícil descansar y beber un sorbo de agua o estirar las piernas a medio camino. Cualquiera que sea su elección, líese la manta a la cabeza, y confíe en las mohosas cadenas. Aunque ya esté a medio camino de la cumbre, este último tramo es sólo el aperitivo. Le espera una escalera más larga, de 1.500 escalones, en el camino Huangfu Col, sobre un vasto ardillas y, en el monte Oeste, monos.

    Llegado a la Piedra de la Tortuga, surge amenazadora la terminal del teleférico. Brilla como el trofeo de un campeón. La gente ronda al pie y en la cumbre de la montaña Monte Hua. El bullicio humano pronto reemplaza el canto de los pájaros. El ruido del teleférico se incrementa, apagando el borboteo del agua. En Monte Hua,la naturaleza es la mejor compañía. Entre la cumbre y el valle se extiende una serena paz. No es extraño que muchos de los pensadores confucionistas y de los maestros taoístas hayan venido aquí para meditar y pulir sus enseñanzas.

    El sol brilla espléndido tanto en el pico Norte como en el Oeste. Tras tan agotadora ascensión, concédase una lujosa cena en el hotel de la Cumbre Norte.

    En la Cumbre

    En Monte Hua se confirma el refrán de “a quien madruga Dios le ayuda”. Si pernocta aquí, se verá recompensado por un amanecer exquisito. Alrededor de las 6 de la mañana, los cálidos rayos del sol acarician la piel, fría por la brisa, produciendo un estremecimiento suave, como el despertar de un sueño. Puede que sus lastimados músculos necesiten algo más persuasivo tras su “escalada”. En el pico Este,también llamado el monte que Mira al Sol (cháoyáng fēng 朝阳峰), hay una plataforma panorámica para los amantes del sol.

    monte huaDese prisa si quiere visitar el resto de los cuatro picos, por no mencionar los abundantes riscos, cuevas, pabellones, esculturas, grabados y templos budistas y taoistas, como los templos Yuquan (yùquán yuàn玉泉院)y Xiyue (xiyuè miào 西岳庙).

    El punto más alto de Monte Hua es el pico Sur oel Pico de la Oca Descendiendo (luòyàn fēng 落雁峰). Para los más aventureros, o para imprudentes que deseen destrozarse los nervios, hay un camino de tablas con cadenas de hierro, que conduce a la cima. Jirones de nubes flotan sobre un horizonte fantástico de cordilleras y ríos distantes.

    En la cumbre Oeste enfrente del templo de Cuiyun (cuìyūn gōng 翠云宫),se asienta una roca maciza con forma de loto, llamada la cumbre del Loto (liánhuā fēng 莲花峰). Junto al templo se encuentra una grieta profundamente marcada, el Hachazo (fǔpī shí 斧劈石). Cuenta la leyenda que un joven adolescente llamado Chen Xiang usó un hacha gigante para dividir la montaña, a fin de rescatar a su madre. La cara norte occidental cae tan escalonada que parece cortada por una espada afilada,de ahí su nombre, la Montaña Mortal. La cara oriental está poblada de espesos bosques.

    Top