• +86 773 2303067


Cada plato tiene su historia

    Los nombres de los platos chinos varían, pero detrás de cada uno de los más famosos existe una historia interesante que explica por qué se hizo popular. Un nombre atractivo puede añadir valor al plato, aunque algunos nombres son tan excéntricos que pueden confundir a la gente, tanto a chinos como a extranjeros. Explicar los nombres traduciéndolos de una forma literal, puede llegar incluso a meter en un berenjenal a quien lo intenta.

    Tomemos los panecillos con relleno cocido a vapor goubuli (literalmente, "el perro no hace caso"), de la ciudad de Tianjin, por ejemplo. Estos panecillos tan populares se fabrican a mano y son del mismo tamaño. Cuando se sirven en filas limpias en una bandeja, parecen un ramo de crisantemos. La envoltura es muy fina, el relleno muy jugoso, y el gusto delicado y delicioso, sin ser grasiento, ¿por qué entonces el nombre? Existe una interesante historia detrás de él. Los panecillos al vapor goubuli se vendieron por primera vez en Tianjin hace unos 150 años. Un joven local, llamado Gouzi (Perro), trabajaba como aprendiz en una tienda que vendía baozi (panecillos al vapor). A los tres años el joven decidió abrir su propia tienda. Como sus panecillos eran muy deliciosos, su negocio prosperó enseguida, y cada vez acudía más y más gente para probarlos. Gouzi era muy trabajador, pero aun así no podía cubrir la demanda de sus clientes, que se veían obligados a esperar un rato largo. Algunas personas lo urgían con impaciencia, pero como él estaba tan ocupado en la preparación, ni siquiera se detenía a responder. La gente comenzó a llamar a su panecillos "gou bu li", "Perro no hace ni caso". Este nombre excéntrico, sorprendentemente tuvo un efecto promocional excelente y por ello se usó desde entonces. Actualmente, los goubuli se han convertido en una de las referencias de Tianjin.

    En la cocina de Zhejiang existe un plato muy apreciado llamado "carne de Dongpo". El plato se prepara sobre un fuego lento, con panceta de cerdo cortada en grandes trozos y con guarnición de cebolla verde, se coloca jengibre en el fondo de la olla, y se sazona con vino para cocinar, salsa de soja y azúcar. El plato acabado es de un color rojo, y es tierno y jugoso, pero no grasiento. Lleva el nombre por Su Dongpo (1037-1101), un gran poeta de la dinastía Song del Norte (960-1127), que lo creó cuando era funcionario en Hangzhou. Se dice que mientras estuvo al cargo de los trabajos de drenaje del lago Oeste, premiaba a los trabajadores con cerdo estofado en salsa de soja; por eso al final la gente acabó llamándola "carne de Dongpo", como homenaje a este gran poeta brillante y generoso.

    La cocina de Fujian puede presumir de un plato famoso llamado "Buda salta el muro", el plato número uno de la provincia. Se prepara con más de veinte ingredientes principales: pollo, pato, holoturia, vieiras secas, tendones, aleta de tiburón, tripas de pescado, jamón y más de una docena de guarniciones como champiñones, brotes de bambú de invierno y huevos de paloma. Todos los ingradientes se colocan en una olla de cerámica, con vino para cocinar y caldo de pollo; después se guisa a fuego lento hasta que la carne queda tierna y jugosa y la salsa se hace suave y espesa. Un solo bocado deja su sabor en la boca tras devorarlo. La historia del nombre es la siguiente: el plato se creó en un restaurante llamado El Jardín donde se reúne la Primavera, en Fuzhou, Fujian, durante el reinado del emperador Guangxu ( 1875-1908) de la dinastía Qing, y al principio se llamaba "ocho tesoros estofados en olla"; más tarde lo llamarían "bendiciones y longevidad". Un día que varios letrados habían llegado al restaurante para tomar algo, uno de ellos improvisó un poema después de probarlo:
    Fragancia que se dispersa por doquier al levantar la tapa;
    Buda sintió su fragancia, saltó el muro y abandonó el zen.
    De ahí el nombre del plato.

    Top