• +86 773 2303067


Las casas de te en China

    Las casas de te - la vida de los holgazanes en ChengduLa casa de té, escrita por Lao She, es una obra clásica en la historia del drama chino. La pequeña casa de té en Yutai retratada en esta obra es justamente un escenario sobre el cual se desenvuelven los cambios del tiempo, dándonos un cuadro vívido de la gente procedente de todos los caminos de la vida. El éxito de La casa de té reside no solo en la historia, si no también en el ambiente especial de la historia, porque una casa de té es ciertamente un lugar de maravillas.

    Desde tiempo inmemorial, las casas de té han sido consideradas como el espacio común en la vida de la gente. Las puertas de las casas de té están abiertas a todo el mundo, así sean viajeros llegando y yéndose apresuradamente o invitados paseando ociosamente, sin importar su estatus social. Definitivamente hay algo más que beber té cuando la gente visita una casa de té. El posible objeto de su visita a la casa de té podría ser pasar por amantes del arte y la cultura, mezclarse con los literatos, distraerse ellos mismos, hacer amigos, discutir, hacer negocios o encontrar un héroe de ríos y lagos. Los clientes de las casas de té incluyen funcionarios, campesinos, obreros, hombres de negocio, estudiosos de Confucio, monjes, taoístas y budistas. Una casa de té es el lugar donde caben tanto el más inculto como el más refinado, donde la gente puede estar muy ocupada trabajando y al mismo tiempo en su mejor momento de relajación y desenfado. Sus antepasados dijeron una vez: "los ermitaños viven entre montañas y bosques, mientras que los sabios viven en las áreas céntricas de la ciudad". Visitar las casas de té en el centro de la ciudad es un modo de vida de los "sabios".

    La casa de té Lao She, BeijingLas "casas de te puras" en el viejo Beijing ofrecían principalmente té, desde los ciudadanos mayores que tomaban paseos temprano por la mañana hasta los transeúntes que acababan de terminar de trabajar. La gente iba y venía en una interminable corriente, algunos llevando diferentes tipos de jaulas de aves, otros con noticias de diferentes lugares, otros con su truco de beber té como quien hace negocios, y también algunos cargando los problemas de sus propias familias. Además de las "casas de té puras" en Beijing también hay casas de té de contar cuentos, casas de té de ópera, casas de té de jugadores de ajedrez, etc. La "casa de té rural", una techada cabaña que regularmente ofrece té en grandes cazos, es el resultado de las excursiones de las familias imperiales. Imbuidas fuertemente por un idílico atractivo, le ofrece a los bebedores de té la sensación de haber vuelto a la naturaleza. Hoy, la "Casa de té Lao She" en Beijing se ha desarrollado como una gran casa de té que cobija la ceremonia del té, banquetes de té, ópera, arte folclórico, magia, acrobacias, finos refrigerios imperiales y meriendas locales.

    Chengdu, en Sichuan está considerado el lugar de origen de "la vida de los holgazanes". Cuando Huang Yanpei (un patriota democrático de la China moderna) estaba visitando Chengdu, escribió dos líneas de un verso cómico: "Cuando uno es holgazán, cuenta las piedras del pavimento. Cuando dos son libres, se quedan en una casa de té desde la mañana hasta la noche". Para la gente de Chengdu, no hay nada raro en quedarse en una casa de té desde la mañana hasta la noche. Ellos a conversar lo llaman "soltar una historia". El tema de "soltar una historia" en una casa de té es muy amplio, desde astronomía a geografía, desde política de Estado a asuntos domésticos, desde el pasado hasta el presente, en breve, cualquier cosa bajo el sol. Aquí, la gente educada puede recitar poesía y pintar y los aficionados de la ópera local pueden entretenerse cantando y mirando a los demás. Uno puede encontrar un barbero y hacerse un corte de pelo, encontrar un pedicura que le haga sus pies, comprar comida a los buhoneros y pedirle a un adivino que le descubra su futuro. El agua en la estufa hierve día y noche. Más aún, un bebedor de té puede hasta venir aquí a lavarse la cara por la mañana después de levantarse y lavar sus pies antes de irse a casa. Si tiene algo urgente que hacer, se levantará, empujará su cazo de té hacia el centro de la mesa y le dirá al camarero: "estaré de vuelta pronto". A su regreso, él continuará bebiendo el mismo cazo de té.

    Adicionalmente, los bebedores de té pueden disfrutar de la cítara china en las casa de té de Yangzhou, cuentacuentos combinados con cantantes de baladas en las casa de te de Suzhou, en Hangzhou se puede disfrutar tanto del té como del bello paisaje, y té junto con todo tipo de refrigerios en Guangzhou... Como vemos la cultura china del té es profunda y está muy extendida, y así las culturas de las casas de té también varían mucho en diferentes lugares de China.

    Top