• +86 773 2303067


Evitar Mal de Altura en Tibet

    evitar el mal de altura | viajerosLa meseta Qinghai-Tíbet, por su alta altura sobre el nivel del mar y el aire enrarecido, tiene un clima caracterizado por baja presión atmosférica, escaso oxígeno, baja temperatura, fuerte radiación solar, gran diferencia de temperatura diaria, fuertes vientos y la sequedad. Los turistas provenientes de lugares de baja altura sobre el nivel del mar pueden tener síntomas de dolor de cabeza, vértigo, palpitación, insuficiencia respiratoria, desgana, mareo y vómito, distensión abdominal, dolor de tórax, inercia, leve hinchazón facial, fisuras en los labios por la sequedad y epistaxis, etc.

    Algunos turistas pueden sufrir hipertensión, fuerte palpitación e incluso desmayo. Otro puede encontrarse en estado súper excitado como excesiva habla, tambaleo, alucinación e insomnio. Estos síntomas son temporales. Después de algunos días de adaptación o se aleja de la meseta, los órganos vuelven a funcionar con normalidad. Generalmente no aparecen estos síntomas en una altura menos de 3000 metros sobre el nivel del mar. En una altura mayor que ésta el cuerpo humano tiene que experimentar una serie de ajustes para adaptarse al ambiente de entre 3000 y 5000 metros sobre el nivel del mar. Para la altura de entre 5000 y 7000 metros sobre el nivel del mar, el cuerpo humano es difícil de adaptarse. Algunos turistas pueden sufrir la anoxia en una altura de 2000 y 3000 metros sobre el nivel del mar, pero los alpinistas pueden trepar con cargas incluso a una altura superior a 7000 metros sobre el nivel del mar.

    El 86,1 por ciento de la meseta Qinghai-Tíbet está a una altura de 4.000 metros sobre el nivel del mar, el 8,4 por ciento de 3.000-4.000 metros y 5,5 por ciento de menos de 3000 metros sobre el nivel del mar. Por lo tanto los turistas que vienen a la meseta tienen que cuidarse mucho de la salud.

    Prevenir y como tratar mal de altura, prepararse antes de viajar

    1. Antes de ir a la meseta, los turistas deben someterse a un examen médico general. Los que padecen de serias enfermedades de corazón, de pulmón y de riñón, la hipertensión de II fase, la hepatitis y la anemia no pueden hacer el viaje a la meseta. Si padecen de enfermedades no muy graves, deben llevar consigo bolsas de oxígeno y medicinas. Al entrar en una zona de determinada altura, si sufre tic, fuerte dolor de cabeza y desmayo, no pueden subir a una altura más alta. En los hoteles, puntos turísticos y bus ofrecen oxígeno y medicinas para evitar accidentes.

    2. Prepararse psíquicamente para vencer mal de altura en tibet. Generalmente dos o tres días, al máximo cinco días después se puede adaptarse al ambiente de la meseta y los síntomas de anoxia como el ahogo y la insuficiencia respiratoria desaparecen. Algunos turistas respiran oxígeno para aliviar los síntomas, pero esto puede alargar el tiempo de adaptación. Si tiene un síntoma leve de anoxia, es mejor no respirar el oxígeno para adaptarse al ambiente cuanto antes.

    3. Hacer ejercicios. Antes de ir a la meseta^ el intenso ejercicio de deportes tales como trepar la montaña, correr, jugar a balones y caminar con carga puede ayudar a adaptarse rápidamente al ambiente. En los primeros días de la llegada a la meseta no es conveniente hacer ejercicios intensos. Como la temperatura es baja y la diferencia de la temperatura de día y de noche es grande, hay que abrigarse bien para evitar el enfriamiento, que es un factor causante de la edema pulmonar.

    mejorar  el mal agudo de montaña4. Hay que comer alimentos fáciles de digerir, altamente nutritivos, con rico contenido de vitaminas y no se puede comer y beber demasiado. No se puede tomar el licor, usar una almohada alta cuando duerme y es mejor acostarse de lado.

    5. Medicinas necesarias. Las medicinas que pueden elevar la Resistencia del cuerpo a la anoxia y aliviar los males de la altura son furosemida antisterone, estimulante y Depresor del sistema nervioso central, furosemida, hormona de metabolismo, etc. Además, la preparación tónica de Rhodiola, producto autóctono del Tíbet, es muy efectivo para resistir a la anoxia. Cuando uno padece de males de altura cada vez más graves incluso en descanso, deben respirar el oxígeno e ir al hospital a visitar al médico para evitar la endemia pulmonar agudo.

    Top