• +86 773 2303067


El Río Amarillo: cuna de la civilización china

    Huanghe El Río Amarillo nace en la Meseta de Qinghai-TibetComo un dragón amarillo, el Río Amarillo ha escrito una conspicua letra "n" sobre el mapa del norte de China antes de desmbocar en la Bahía de Bohai. En su ruta al mar, el río ha criado los ancestros de la nación china y ha nutrido a una de las civilizaciones más antiguas del mundo, la Civilización del Rio Amarillo.
    Con una longitud total de 5.464 km, el Río Amarillo es el segundo río más largo de China solo después del Yangtze, así como el quinto más largo del mundo. Corre a través de nueve provincias y regiones autónomas de China: Qinghai, Sichuan, Gansu, Ningxia, Mongolia Interior, Shaanxi, Shanxi, Henan y Shangdong.

    El Río Amarillo nace en el interior de la Meseta de Qinghai-Tibet, con su origen exactamente en la base de la vertiente norte de las Montañas Bayankala en la provincia de Qinghai. Las Montañas Bayankala consisten en una multitud de montañas nevadas, la cuenca rodeada por las montañas es rica en manantiales y lagos gracias a la nieve derretida. Dos puras corrientes de manantial, el Río Yoigilangleb y el Río Kar, han sido confirmadas como el auténtico origen del Río Amarillo. Los dos pequeños ríos convergen con otras corrientes antes de fluir al "Mar de Estrellas", un vasto pantanal que comprende numerosas lagunas y lagos minúsculos. Al igual que una "gasolinera", el "Mar de Estrellas" provee bastante cantidad de agua al Río Amarillo, convirtiéndolo en un gran río a partir de una estrecha corriente. Tras recibir más agua de dos grandes lagos, el Lago Gyaring y el Lago Ngoring, el Río Amarillo gradualmente toma la apariencia de un gran río.

    cuna de la civilización chinaEl agua en la parte inicial del Río Amarillo es pura y cristalina. El río recibe su nombre actual porque corre a través de la meseta de suelo sedimentario, una de las formaciones más especiales en China, en su sección central. La meseta de sedimentos está formada por los depósitos de cieno o arcilla volados por el viento que se apilan con un espesor de decenas o hasta cientos de kilómetros. Cortando las espesas capas de sedimentos para formar profundos valles en la región, el Río Amarillo adquiere él mismo un color amarillo después de fluir a través de la meseta. Cada año el Río Amarillo transporta 1,6 miles de millones de toneladas de cieno desde esa región. Según un cálculo, si se hicieran bloques de un metro cúbico con ese cieno y arcilla, y los bloques se alinearan a lo largo del ecuador terrestre, estos darían la vuelta a la tierra más de 20 veces.

    El cieno recibido en la sección central alcanza después la forma de sedimento, elevando su lecho año tras año. Para evitar inundaciones y posibles desbordamientos, el pueblo chino se ha mantenido, durante los últimos 2.000 años, construyendo y elevando los diques del Río Amarillo, mientras los excesivos depósitos de sedimentos han elevado el lecho del río hasta que actualmente está a más de 10 metros sobre el terreno circundante. Este espectáculo sin igual es llamado "el río colgante" o "el río suspendido". A pesar de los depósitos sedimentarios, la mayoría del cieno transportado por el Río Amarillo llega a su desembocadura en la ciudad de Dongying, provincia de Shandong, creando nuevo territorio. Esa tierra es dramáticamente descrita como "una tierra creada por un dragón escupiendo tierra". Se espera que, tarde o temprano, la Bahía de Bohai se llene con los sedimentos del Río Amarillo.

    El Rio Amarillo es considerado como "el río madre de la nación china" y una "cuna de la civilización china". Desde el Neolítico (10.000-4.000 años atrás) la cuenca del Río Amarillo ha jugado un papel importante en el desarrollo de la civilización y la cultura de China. La Civilización del Río Amarillo fue iniciada por tan legendarios ancestros de la nación china como Suirenshi, Fuyi y Shennong. Las dinastías Shang (1.600-1.046 a. C.) y Zhou (1046-256 a. C.) se establecieron en la cuenca del Río Amarillo, hace más de 3.000 años, marcando el origen de la historia escrita de China. Luego, una sucesión de dinastías feumaravillas dales chinas, incluyendo la Qin (221-206 a. C.), la Han Occidental (206 a. C.- 25 d. C.), la Han Oriental (25-220, la Wei (220-265), la Jin Occidental (265-316), la Sui (581-618), la Tang y la Song del norte (960-1.127), todas establecieron sus capitales en la cuenca del Rio Amarillo. Durante un largo periodo histórico la cuenca del Río Amarillo había servido de centro político, económico y cultural de China.

    El Rio Amarillo también ostenta muchos magníficos y bellos paisajes, el más famoso de los cuales es la Cascada de Hukou ubicada en el valle Shanxi-Shaanxi, situada en su sección media. Asentada en el condado de Jixian de la provincia de Shanxi, la Cascada de Hukou presencia un inesperado estrechamiento del lecho del Río Amarillo, donde las estruendosas aguas amarillas hacen una precipitada caída de unos 30 metros, como vertidas desde una gigante tetera.

    Top