• +86 773 2303067


Monasterio de Drepung

    Monasterio de Drepung

    Antaño el monasterio más grande del mundo, Drepung fue fundado en 1416 por Jamyang Choje, el discípulo principal de Tsongkhapa. Al año siguiente de su apertura ya contaba con 2.000 monjes residentes y en tiempos del 5.° Dalai Lama (1617-1682) ya eran 10.000. Aunque ha sido saqueado en tres ocasiones - en 1618 por el rey de Tsang, en 1645 por los mongoles y a principios del siglo XVIII por los dhzungaros. Para llegar a Drepung, a 8 km al oeste de Lhasa, tome el microbús 3 en Dosengge Lu, en la intersección con Beijing Dong Lu. Puede que le deje en la carretera principal, y todavía le quedará una caminata de 30 minutos, o que le lleve colina arriba hasta la entrada de la enorme muralla del monasterio. No son muchos los microbuses que regresan a Lhasa desde el monasterio, por lo que lo mejor es descender hasta Nechung y luego hasta la carretera para tomar uno en ese punto.

    La manera más fácil de moverse por allí es seguir el circuito de peregrinaje en el sentido de las agujas del reloj. Drepung es un lugar enorme, y es fácil tratar de querer verlo todo y acabar saturado. Asegúrese de subir a los tejados; las vistas del valle de Kyichu son estupendas, y vale la pena pasar un rato deambulando por los pasadizos, patíos y salas. Llévese un palo o algunas piedras, porque los perros de Drepung tienen muy malas pulgas.

    El circuito de peregrinación discurre hacia la izquierda desde la entrada hasta el inmenso e imponente palacio de Ganden, construido en 1530 por el 2.° Dalai Lama y hogar de todos los demás dalai lamas hasta que la quinta encarnación se trasladó al Pótala. Las estancias privadas del Dalai Lama están detrás de la galería, en la parte su-perior derecha del edificio, aunque el interior reviste escaso interés.

    Continuando en el mismo sentido de las agujas del reloj, la siguiente etapa es el Tsokchen, la gran sala de reuniones y la principal atracción de Drepung, con su entrada a través de una puertecita a mano derecha según se mira el edificio de enfrente. Con el techo sostenido por más de 180 sólidos puntales de madera, el tamaño y la escala de la sala resultan asombrosos, y los thankas y tapices colgados no hacen sino subrayar su poder evocador, con las motas de polvo iluminadas por las saetas de luz que penetran por los altos ventanales. La capilla principal de la parte de atrás de la sala es la capilla del Buda de las Tres Eras, y es la más impresionante de Drepung, con tal profusión de imágenes que marea. Podría pasarse horas en su interior, sin identificar más que una mínima parte. Las figuras centrales son el Buda Sakyamuni con dos de sus discípulos principales: Shariputra y Maudgalyayana. Además, hay otros dos pisos que vale la pena visitar. En el piso inmediatamente superior está la capilla de Maitreya, que contiene la cabeza y los hombros de una enorme imagen de Maitreya, representado con aspecto juvenil, encargada por el propio Tsongkhapa, mientras que la capilla de Tara contiene una versión del Kangur, el conjunto de las escrituras budistas, que data de la época del 5.° Dalai Lama. En el medio de los volúmenes, que consisten en hojas sueltas entre planchas de madera y envuelta en brocado, se asienta una imagen representando la Prajñaparamita, la sabiduría trascendente; el amuleto que descansa en su regazo se dice que contiene un diente de Tsongkhapa. De las tres capillas existentes en el piso superior, la más interesante es la capilla de Maitreya, en el centro, con una asombrosa imagen de la cabeza de Maitreya exquisitamente ornamentada.

    Por detrás del Tsokchen hay un diminuto templo de Mañjusrí, de visita obligada para los peregrinos que realizan ofrendas a la imagen del bodhisattva de la sabiduría, esculpida en una gran roca. El resto del circuito continúa por la universidad de Ngag-Pa, hacia el noroeste del Tsokchen, y por las universidades de Loseling, Gomang y Deyang, al sudeste. Todas cuentan con objetos de interés —como la cabra disecada a la entrada de la capilla del Protector, en el piso superior de Loseling, la acogedora Deyang, y la maravillosa colección de imágenes de la capilla central de Gomang—, pero no se sienta mal si ya tiene suficiente con lo que ha visitado hasta ahora. Los escalones principales del Tsokchen, que dan al amplio patio que se abre frente al edificio, son un buen lugar para sentarse y admirar la vista, observando las idas y venidas del resto de los visitantes.

     

    Top