• +86 773 2303067


Portador de la civilización humana

    Aunque el jade es hermoso como una especie de mineral natural, su belleza sólo proviene de la naturaleza. “El jade tiene una propiedad natural de belleza, pero no se podrá distinguir de otras piedras comunes en la naturaleza, si no es cortado y tallado por geniosos artesanos”, afirmó el emperador Taizong, de la dinastía Tang. El jade es un portador hermoso de la civilización humana que expresa los detalles culturales y cualidades humanitarias, solo con ser transformado en objetos espléndidos, según el juicio estético y las demandas reales de la gente. Dice un antiguo proverbio chino que “Si una pieza de jade no es pulida y tallada, resulta inútil”. Los artículos de jade se confeccionan con ciertas técnicas y procedimientos de fabricación.

    Una obra científica y tecnológica de la antigua China, creada por Song Yingxing de la dinastía Ming, tiene tres par tes de 18 tomos con 121 ilustraciones. En el texto se resgistran sistemáticamente las técnicas y experiencias de la producción manufacturera y el cultivo agrario de la antigua China, y se describen detalladametne 130 actividades productivas y sus orígenes, técnicas y procesos de producción. De tal modo esta monografía fue denominada por expertos extranjeros como “enciclopedia tecnológica china en el siglo XVII”.

    ¿Cómo se producen los artículos de jade? Para saber la respuesta de esta pregunta, lo primero que debemos hacer es conocer las herramientas y procesos de fabricación.
    En la antigüedad, los instrumentos con los que se trabajaba el jade eran similares, pero el fundamental era el “tuo ji”, también llamado “shui deng”, un tipo de esmeril sencillo de pedal, en cuyo eje principal se montaban diversos afiladores o muelas, de diferentes especies y tamaños, denominados en chino “tuozi”. Cuando una persona pisaba los pedales, el eje principal hacía girar los “tuozi” y sobre ellos los artesanos pulimentaban los minerales de jade añadiendo agua y arena de cuarzo. Este método de producción fue registrado en el “Tiangong kaiwu” (Explotación de los trabajos de la naturaleza), obra clásica de Song Yingxing (1587 - 1661), científico chino de la dinastía Ming.

    El texto explica que “para pulir y tallar el jade, la gente inventó un disco fundido de hierro. Al tratar los minerales de jade, el artesano pisa los pedales conectados con el disco para hacerlo girar y añade gradualmente los granos de arena de cuarzo con los que se llena una barreña”. En este proceso hay dos importantes elementos que resultan necesario explicar detalladamente: el “cetuo” (muela lateral) y la arena de cuarzo. El primero funcionaba según un principio de trabajo similar al de las muelas de las máquinas modernas. El “cetuo” era de hierro. Sin embargo, la ductilidad del hierro es de 4 a 5, y la del jade de 6 a 7, por lo cual es de suponer que el “cetuo” férreo no puede cortar la piedra, si no emplea la arena de cuarzo con una dureza superior a 7. En la antigua China, la fabricación de artículos de jade se llevaba a cabo mediante el esmerilado de materiales crudos con dichas partículas minerales. A ello se refiere un refrán popular que señala que “las piedras de otras montañas pueden servir para pulir el jade de éstas”, lo cual revela la verdad del procesamiento del jade. Es decir, las obras de jade de alta categoría no fueron talladas sino pulidas con “piedras de otras montañas” - arena de cuarzo, suplementando el agua -. Por ello la producción de jade en la antigua China también se llamó “zhiyu” (pulimento del jade con arena y agua). Con el desarrollo social y el progreso científico y tecnológico, la fabricación de los objetos de jade en la actualidad ha experimentado un gran avance. Los instrumentos modernos para llevar a cabo esta labor se han convertido en equipos eléctricos con muelas de diamante, en las que se mezclan los granos de la arena de cuarzo. La ductilidad de esos discos es superior a 7, por lo que pueden modificar el jade directamente, sin la ayuda de otros materiales.

    Tras conocer las herramientas y principios de la producción de los artículos de jade, a continuación vamos a explicar el proceso de selección de los materiales, diseño, tallado primitivo, grabado refinado y lustre. La fabricación de tales obras sigue el principio de aplicar diferentes artesanías, según las respectivas particularidades de los distintos minerales. El que un pedazo de jade sea apropiado para elaborar determinado objeto dependerá de su forma, color y grieta. Entérminos generales, es mejor elegir las piezas completas de gran tamaño para hacer artículos grandes. Por el contrario, las pequeñas incompletas pueden servir para fabricar objetos pequeños. En cambio, en los materiales brutos de diversos colores en su exterior, se pueden aplicar las técnicas de escultura exquisitas.
    Tras la elección del material con el que se trabajará, llega el turno del diseño, un proceso clave en la producción de las obras de jade. Generalmente, los diseñadores conciben los temas para tallar basándose en el color, tamaño, vetas y forma de los minerales en bruto. Lo primordial es aprovechar todo lo posible el material y evitar el desperdicio innecesario. En segundo lugar, se deben usar bien los colores naturales de las piedras originales para lograr los mejores efectos visuales. Asimismo, hay que eliminar o esconder fallas y grietas feas, siguiendo el principio de “aprovechar bien las ventajas y evitar las desventajas”. Los diseños iniciales para el grabado en jade podían ser trazados en papel o directamente en el material que se iba a trabajar.

    Qiao Diao
    Una técnica escultórica tradicional de China se trata de grabar en jade u otras piedras preciosas, aprovechando geniosamente las texturas y colores naturales de los pripios materiales para lograr los mejores efectos visuales y artísticos. La conservación de los colores originales del jade en la elaboración de los objetos del mismo material se convirtió en una práctica común, cuya influencia ha perdurado hasta la actualidad.
    Luego, comienza la escultura primitiva, en la que, según los requisitos de los diseñadores, los tallistas graban toscamente los contornos de los materiales de jade, suprimiendo sus partes inútiles fuera de las líneas escobadas y dando una forma básica, mientras deben hacer todo lo posible para evitar que el jade se agriete en su interior y explotar sus ventajas, a fin de lograr efectos perfectos. Esta tarea es también esencial para el éxito de una obra una vez terminada.

    En el transcurso del tallado se aplican numerosas técnicas escultóricas, incluyendo la incrustación superficial, el grabado calado, la talla en relieve y la escultura sólida. La incrustación superficial comprende la realización de dibujos de diferentes profundidades en la superficie de una pieza de jade pero sin ahuecarla. El grabado calado consiste en cincelar la superficie del jade para lograr los dibujos transparentes. La talla en relieve no es más que grabar en la superficie del material figuras e imágenes de diferentes formas y dibujos en alto y bajo relieve. Con la talla sólida se producen las esculturas humanas, de animales, flores, vasijas y jarros en forma cúbica. Tras la talla primitiva se inicia el grabado refinado.

    Grabado refinado

    El grabado refinado, como su nombre lo indica, consiste en cincelar con mucho esmero y se divide en dos etapas: la talla refinada y la decoración delicada. Tras la talla primitiva un objeto de jade adquiere un perfil general que luego necesita ser modelado y concluido por medio del grabado minucioso. En este procesamiento, los artesanos tratan meticulosamente el contorno primario del artículo de jade, esculpiendo diversos dibujos y figuras, comos insectos, pájaros, peces, flores, animales terrestres, montañas, cataratas o imágenes humanas que le aportan tanta vida, dinamismo y expresividad a la obra como sea posible.

    Los instrumentos empleados en la talla primitiva son los punzones grandes, mientras en el grabado refinado se utilizan los buriles pequeños. La decoración delicada detalla las partes menudas, frágiles y difíciles de grabar. Luego sigue el pulido superficial, una labor más simple que otros procesos mencionados, en la cual se lustra la superficie del jade con herramientas pulidoras y pulimento fino y duro en polvo que elimina las irregularidades y asperezas y lo hace lisa y brillante.

    Pese a ser sencillo, el pulido superficial es crucial en la fabricación de los artículos de jade.
    Sin ser bruñidos, ellos no expondrán la transparencia y belleza del material. Solamente cuando es enlucido sobresaldrá la textura suavidad y resplandor del jade, su belleza suntuosa y distinguida y su elegancia majestuosa y espléndida. Tras todo el proceso, un pedazo de jade se transforma en una obra terminada que refleja la inspiración artística de los diseñadores, la energía y habilidad de los artesanos, la información cultural de la sociedad y las características de la época.

    Bi, disco de jade. Cong, jarro cuadrado de jade. Gui, tabla rectangular con un extremo superior triangular o plano. Zhang, tabla rectangular de jade con un extremo afilado y otro perforado, parecida a un medio Gui. Hu, objeto de jade en forma de tigre o con dibujos de este animal. Huang, objeto de jade en forma de curva parecido a un medio Bi.
    “Yu sai”, tapones de jade servían como artículos funerarios que se colocaban en “Jiu Qiao” (9 agujeros del cuerpo humano: la boca, dos ojos, dos orificios auditivos, dos ventanas de la nariz, el ano y la uretra). En la antigua China, la gente consideraba que los nueves tapones de jade podían conservar la energía vital que podía hacer inmortales a los fallecidos y sus almas. “Yu han”, trozo de jade siempre en forma de cigarras, se insertaba en la boca de los muertos, a diferencia del tapón en la boca. “ Yu wo”, fragmento se colocaba en las manos de los difuntos.

    Abundante variedad y amplios usos
    En su historia milenaria, el pueblo chino, con una pasión excepcional por el jade, ha fabricado innumerables obras artísticas con este material, cuyas variedad, formas y usos son tan amplios que todo el mundo las admira. Estos tesoros chinos generalmente se clasifican en las siguientes categorías:
    Artículos de jade rituales. Se usaban en la antigüedad, cuando la gente realizaban ceremonias religiosas o de sacrificio. En China, también llamada “País de cortesía”, un importante rito en épocas remotas era el de rendir homenaje al cielo y a los antepasados, acontecimientos en los que no podían faltar los objetos de jade, comos “bi” (disco), “cong” (vasija cuadrada con un hueco interior redondo), “gui” (tabla rectangular), “zhang” (tabla rectangular con un extremo afilado y otro perforado), “hu” (objeto en forma de tigre o con dibujos de este animal), “huang” (semicírculo), entre otros.

    Artículos de jade que muestran las diferencias sociales. Entre las clases gobernantes servía para clasificar las jerarquías. Desde su nacimiento, los objetos de jade han sido marcados por un sello del poder real, en especial los cinturones decorados con piezas de jade y los collares de bolas de jade que llevaban los funcionarios feudales al ser recibidos en audiencia por los soberanos.

    Artículos de jade funerarios para conservar los cadáveres. En el pasado, la gente confiaba que el jade podía hacer inmortales a los fallecidos y sus almas, y enviarlos al cielo para volver luego a la vida. Esta variedad de objetos incluye “yu yi” (mortaja hecha con tablillas de jade), “yu sai” (tapón que se colocaba en los agujeros del cuerpo), “yu han” (trozo que se insertaba en la boca de los muertos), “yu wo” (fragmento que se colocaba en las manos de los difuntos).

    Desde la antigüedad y aún en nuestros días, los chinos lucen adornos de jade. En un principio sirvieron como ornamentos objetos tales como el “yu zan” (horquilla), pendientes, collares, anillos y ganchos de cinturón.
    Artículos de jade de uso práctico. En la antigua China, para disfrutar de una vida lujosa y exquisita, los aristócratas y los ricos solían producir y utilizar objetos e instrumentos de jade en su vida diaria, por ejemplo, hachas, cuchillos, palas, cubiletes para los pinceles chinos, tazas para lavar los pinceles, pisapapeles, cajas de sello, hornos, jarros, tazones, teteras, etc.
    Artículos artísticos de jade para la decoración interior. En épocas remotas, los nobles, ricos, intelectuales y celebridades sociales colocaban las obras artísticas de jade en los estantes o sobre las mesas, como una manera de ostentar su riqueza o estatus. Por ejemplo, “yu shan zi” (montañas en miniatura), “yu ruyf’ (objeto en forma de cetro) y esculturas humanas, de plantas o animales.
    Asimismo, existen los objetos de jade de carácter religioso, los que imitaban a los modelos antiguos y los importados del extranjero, entre otros. En resumen, los artículos de jade chinos abarcan numerosas categorías que abarcan la política, creencias religiosas, moralidad, vida cotidiana, artes y otros aspectos sociales.

    Coloridos dibujos decorativos y espléndidos adornos
    Los dibujos decorativos se graban siempre en la superficie de los artículos de jade. Los antepasados chinos se formaron sus juicios estéticos por los trabajos y diversas necesidades psicológicas, como proteger sus cuerpos de los malos espíritus, y para satisfacerlas producían los adornos de jade que llevaban consigo y exhibían en sus casas. A través de los dibujos o figuras ornamentales tallados en jade, la gente expresaba sus deseos y aspiraciones. Los orígenes de tales diseños se relacionaban no solamente con la naturaleza y las divinidades, sino también con la vida diaria de la gente, como el “gu wen” (dibujo en forma de granos y semillas), “ruding wen” (figura con una prominencia redonda en el centro, parecida a un pezón), “pu wen” (dibujo al similar al diseño de la estera de espadaña) que tiene tres líneas paralelas en direcciones diferentes.

    Copa de jade con boca larga en forma octagonal, fabricada en la dinastía Tang tiene color blanco y alta transparencia adornada en la capa exterior con dibujos de flores y hojas de madreselva.
    Algunas figuras cinceladas en la superficie de los artículos de jade se vinculan con fenómenos naturales como las nubes, las aves o los animales mitológicos. Por ejemplo, el “long werí’ (dibujo de dragón) que combina la cabeza de la bestia con el cuerpo de la serpiente, al que posteriormente se incorporaron otros elementos, como la cabeza de buey, los cuernos de ciervo, los ojos de camarón, las escamas de pez y las garras de águila. Todas esas composiciones son típicas de los tótemes míticos chinos. El “taotie werí’ (monstruo mitológico chino) describe una legendaria bestia codiciosa y feroz de la antigua China, que según se decía, era uno de los nueve hijos del dragón. El “chi wen” tiene la figura de un monstruo nocivo que vivía en las montañas y bosques, según las leyendas chinas, y tenía una forma parecida a la salamanquesa. Estas bestias fantásticas reflejan el concepto de los antiguos chinos sobre los espíritus y los dioses.

    Por su gran pasión hacia el jade, los chinos han intentado personalizarlo cada vez más, para convertirlo en símbolo de moralidad, etiqueta, poder y fortuna. La mayoría de los dibujos de los artículos de jade de China reflejan diversos temas con sentidos afortunados y se han convertido en signos figurativos. Por ejemplo, los dragones, fénix, elefantes, cabras y ovejas son animales auspiciosos. Existen numerosas imágenes similares, como “long feng cheng xiang” (dragón y fénix representando buen auspicio), “tai ping you xiang’ (elefantes ofreciendo la paz), “san yang kai tai” (tres cabras atrayendo la buena suerte).

    Los dibujos de las flores de peonía, hibisco y begonia, la manzana, el gallo y el caqui representan la nobleza y la riqueza, como “man tang fu gui” (sala llena de fortuna y prosperidad),
    “fu guiping an” (riqueza, nobleza y paz), “yi lu rong hua” (gloria durante toda la vida), entre otros. El murciélago, la bergamota y la vasija personifican la felicidad, como lo reflejan el dibujo “fu cong tian jiang” (murciélagos descendiendo del cielo, significan felicidad y suerte), “wu fu lin men” (cinco murciélagos trayendo bendiciones a la familia), “hong fu qi tian” (felicidad tan alta como el cielo). El mono, el pez, el caballo y el pato simbolizan el beneficio y el puesto importante con pingüe retribución.

    Tales figuras incluyen el “ma shang feng hou” (un mono sobre un caballo, cuyo sentido es la concesión de cargos oficiales), “yu tiao long men” (carpas saltando por encima de la puerta del dragón para convertirse en dragones), “wu zi deng ke” (los cincos hijos de una familia alcanzan la gloria). El pino, el ciprés, el melocotón, la tortuga y la grulla son sinónimos de la larga vida. Entre sus dibujos destacan el “gui he qi ling” (longevidad tan larga como la tortuga y la grulla), “song he chang churi’ (la grulla y el pino representan la eterna juventud), “pan tao xian shou” (melocotones para cumpleaños). El tejón, la urraca y la araña encarnan los acontecimientos felices. Las pinturas concernientes son “huan tian xi di” (alegría en el cielo y la tierra), “xi shang mei shou” (urracas sobre las ramas del ciruelo), “xi cong tian jiang’ (urracas llegando del cielo). De generación en generación, los chinos han expresado sus sentimientos y deseos a través de dichos conceptos, dibujos y caracteres.

    Top