• +86 773 2303067


Los tibetanos: En el techo del mundo

    tibetanos en su fiesta

    El pueblo tibetano, de 5,41 millones de individuos, vive en el techo del mundo, la altiplanicie de Qinghai-Tibet que se ubica administrativamente en la Región Autónoma del Tíbet, así como en otras prefecturas o comarcas autónomas en Qinghai, Sichuan y Yunnan. Ellos viven de la cría de ovejas, cabras y yaks. Cultivan plantas como el trigo, la canola y guisantes.

    Su alimento básico es la cebada de la altiplanicie tostada y la mantequilla de yak.

    El pueblo tibetano es extrovertido, hospitalario, corajudo y espontáneo. Les gusta bailar y cantar sobre la felicidad de su vida bajo el cielo azul. Las canciones tradicionales tibetanas y las rimas son melodiosas y vertiginosas. Sus tonadas son interminables y estremecedoras. A menudo cuando cantan, danzan al mismo tiempo.
    El budismo tibetano es la parte más importante de la cultura tibetana. Aproximadamente en el siglo VII, el budismo fue trasplantado de la India al Tíbet. Actualmente, tiene cerca de 1.300 años de historia. Basado en el budismo primigenio, el budismo tibetano incorporó rasgos de la religión original y local llamada «Ben». Entre los siglos XIII y XVI, se desarrolló rápidamente el budismo tibetano, razón por la que llegó a ser una religión muy popular y activa. Se construyeron muchos monasterios, entre estos el más famoso es el de Potala y el Tashi Lhunpo. El budismo tibetano tiene cuatro sectas, Gelugpa, Sagya, Kargyupa y Ningma; de estas, la Gelugpa, llamada también la secta amarilla, es la mayor. La Secta Amarilla practica el sistema de sucesión del Buda viviente de las dos ramas del Dalai y el Panchen.

    Los tibetanos son fervientes seguidores del budismo. Ellos están dispuestos a regalarle los ahorros de sus vidas al Buda viviente. En la carretera de Qinghai-Tibet, se puede ver cómo devotos seguidores efectúan genuflexiones cada tres pasos en sus viajes de varios años hacia la ciudad sagrada, Lhasa. El pueblo tibetano esculpe sus sutras en piedras, conocidas como piedras Mani, a menudo apiladas en calles, en puentes y en las cimas de las montañas.

    Cuando el clima es muy frío, mantienen las piedras bajo sus ropajes pegadas a sus cuerpos para absorber su energía. La ciudad Xinzhai en la prefectura autónoma tibetana de Yushu en Qinghai, construida por el Buda viviente de la primera generación, tiene 2,5 mil millones de piezas de piedra Mani de los años 1950.
    La influencia del budismo tibetano en los lugareños es sorprendente. Su vida cotidiana está dominada por el miedo y el respeto reverencial a Buda. Tienen muchos tabúes religiosos, como no hacer ruido en el interior de los monasterios, no fumar ni tocar las imágenes budistas.

    mujeres tibetanasLa Ópera tibetana es una reliquia viviente, una de las formas artísticas más antiguas existentes en China. Por cuanto no requiere muchos accesorios de utilería ni un teatro de grandes dimensiones, todavía es muy popular. La representación de una obra de esta modalidad artística atrae a mucho público de cerca y de lejos. La Ópera tibetana surgió y evolucionó a partir de canciones tradiciominorias nales locales, poesía, danza, música y cuentos. Con poca preparación, los actores comienzan a actuar con máscaras que representan diferentes tipos de personajes, la maldad o el bien. Los personajes tienen pocos diálogos pero mucho canto y están unidos por un elenco de apoyo. Un narrador, con campanas en la mano, explica el argumento a la audiencia. Los actores bailan y cantan, acompañados por la música. Debido a que el local es usualmente muy grande, han de cantar con voz muy alta para llegar a toda la audiencia, algunos de los cuales se hallan muy lejos. Muchas de sus historias proceden del folclore, las leyendas, de cuentos budistas y acontecimientos del pasado.

    La indumentaria tibetana tiene marcadas características nacionales, cintura ancha, largas mangas y grandes partes frontales, varía de un lugar a otro en el estilo, la decoración, el color y la manera en que se usa.

    Existen alrededor de 100 variedades de vestidos femeninos. Su cabello está recogido con muchas trenzas y lo adornan con objetos que cuelgan sobre sus espaldas. Las mujeres tibetanas usan muchas joyas -de oro, plata, coral o ágata en la cabeza, cuello, manos o cintura. Monjes y monjas solo usan en el exterior de sus casas vestimentas budistas.

    Top