• +86 773 2303067


Los herzhen: las canciones de los pescadores del río Wusuli

    Los herzhen: pescadores del río Wusuli

    En la cuenca baja del Heilongjiang, por los ríos Songhua y Wusuli reside una antigua etnia dedicada a la pesca y la caza, el pueblo hezhen. Herzhen significa dos cosas, pueblo del este y pueblo que vive en las riberas. Hoy en día, los herzhen suman alrededor de 4.000 individuos y viven en la provincia Heilongjiang.

    En esta región, las montañas son altas y los bosques espesos, los ríos y lagos son abundantes; todos proporcionan condiciones favorables para la pesca y la caza. Hasta el presente, el pueblo herzhen reside en las márgenes de los ríos donde practican una pesca de subsistencia. Casi todos ellos, viejos y jóvenes, hombres y mujeres, son buenos pescadores con habilidades heredadas de sus ancestros. Sus herramientas son simples como las fisgas, los ganchos y las redes. Sus técnicas para la pesca en un río congelado son increíbles; horadan el hielo no solo por peces sino por entretenimiento. En primavera, pescan todo tipo de pez. En verano, reparan sus avíos de pesca para que estén listos en otoño, la larga y dorada estación de la cosecha. Durante esta estación, pescan todos los salmones y esturiones que quieren. En invierno, horadan el hielo para capturar peces con sus redes en el río helado. Los peces ocupan todos los aspectos de sus vidas. En el pasado, los herzhen calculaban su edad por el número de veces que habían ingerido salmón. Los peces también son importantes para los niños, cuyo juego tradicional consiste en remedar a los pescadores cuando «fisgan o arponean» los peces.

    El pueblo herzhen se destaca por su excelente cocina basada en el pescado, en la que hornear o freír la carne de pescado es tradicional. Se distinguen por una costumbre única cuando reciben a sus invitados: ensartan un pescado con un cuchillo y se lo presentan ante su boca. Si el huésped no vacila y lo coge, es considerado un amigo genuino y será agasajado calurosamente. De lo contrario, se le niega su entrada a la casa. La ingestión de pescado crudo es también costumbre de ellos. La carne cruda de pescado es a menudo brindada a sus huéspedes y parientes, preparada en agua hirviente y acompañada de patatas cortadas en trozos, cebollinos chinos, pimienta, vinagre y sal.

    El pescado no solo les sirve como fuente de alimento sino como material, junto con otros animales terrestres salvajes, para confeccionar sus vestimentas. Los herzhen usan ropas hechas de cuero de corzo, con dos líneas de botones de espina cosidos al frente. Las mujeres herzhen usan vestidos talares de piel de pescado y cuero de vena- do, parecidos al cheongsam mandarín^ Hombres y mujeres usan botas de piel de pescado adecuadas para la caza y la pesca. Hacer ropa de piel de pescado no es fácil. En primer lugar, el pez es desollado, luego la piel se golpea y amasa repetidamente hasta que se hace muy suave; luego esta es sometida a un proceso de tinción con flores salvajes de diferentes colores. Incluso el hilo para coser está hecho de piel de pescado. Las ropas de piel de pescado mantienen el cuerpo cálido de quien la usa y es muy duradera, impermeable y atractiva.

    El pueblo herzhen no puede prescindir del agua y los peces. Rara vez abandonan los ríos para ir a otros lugares. Para cazar, pescar y visitar a personas de otras aldeas, usan embarcaciones como medio de transporte. Sus barcos son singulares, están hechos de corteza de abedul, algunos son para viajar y otros para transportar mercancías. Aquellos para viajar son muy ligeros y pueden ser fácilmente acarreados a otro río. Los barcos para viajar no pueden transportar muchos objetos, están fabricados para que una o dos personas viajen con rapidez o para la pesca. Sin embargo, los barcos para transportar cosas, muy populares en el siglo XVII, tienen una gran capacidad, con una quilla de pino recubierta con corteza de abedul. Pueden ser tripulados por 15 personas que lo mueven usando remos para viajes más largos.
    En la China del noreste, donde los herzhen viven, el invierno es largo, helado y nevoso. Los trineos tirados por perros son medios de transporte terrestre ideales. Como los barcos, los trineos tienen dos funciones: los usados para el transporte son más grandes, mientras que los que se emplean en la pesca, son más pequeños. Al menos dos, y con mayor frecuencia siete, ocho o incluso doce perros constituyen la fuerza de tracción. La correa principal de tiro es para el perro que va a la cabeza, con las otras se enlaza el resto de la jauría. El perro líder debe ser entrenado para su trabajo. Los trineos pueden deslizarse suavemente sobre la tierra cubierta de nieve o sobre un río congelado. Para viajar por un bosque cubierto de nieve, los perros han de usar calzados especiales para protegerse de las heridas. Un perro puede tirar de 40 kilogramos de peso; y alrededor de una docena puede acarrear la mitad de una tonelada. Los trineos tirados por perros son el medio de transporte favorito de los hezhen en invierno y por su ligereza se recorre con ellos 100 kilómetros en un solo día. Actualmente, los trineos poseen una nueva función: los turistas adoran montar en ellos.

    Los herzhen son gente simple y laboriosa que ama la música. Todos pueden cantar, acompañados por su Kong kang ji tradicional, un tipo de armónica. Sus canciones sobre los trineos y los barcos expresan el amor por su patria, sus recuerdos del pasado y sus ansias de un futuro feliz.

    Top