• +86 773 2303067


Los ewenki: La última tribu de cazadores

    Los ewenki: cazadores

    Bosques primigenios cubren la Gran cordillera Hinggan en el noreste de China. En la profundidad de los bosques habitan los ewenki, quienes viven de la caza y la cría de los renos. Son los últimos pueblos que aún viven de la caza en la China actual. En razón de los cambios ecológicos, la caza ha sido reemplazada por la cría de renos como componente principal de sus vidas. Su cultura basada en el reno ha durado varios miles de años. La mayor parte de los ewenki, 30.000 en total, viven en la Región Autónoma Ewenki en Mongolia Interior, algunos residen en la provincia Heilongjiang junto a otros pueblos, como los han, los mongoles y los daur.

    «Ewenki» significa «gente que reside en grandes montañas y bosques». Hace 300 años, el pueblo ewenki vino de Rusia y se estableció en la Gran Cordillera Hinggan, dedicándose a la caza. Por cuanto el reno es una parte importante de sus vidas, se les conoce también como el «pueblo del reno».

    ¿Desde cuándo crían renos? Nadie lo sabe con certeza. Pero sus ancianos creen que esta práctica es tan vieja como su historia. El reno posee enormes cuernos con muchas ramificaciones. Caminan fácilmente en marismas y en la nieve y se alimentan de musgos en los bosques. El musgo es una planta pequeña que crece durante todo el año en las laderas occidentales de las montañas, donde predomina un clima frío y húmedo. El crecimiento lento del musgo y la fragilidad de la ecología del bosque impiden que los ewenki mantengan grandes grupos de renos.

    Los ewenki tienen que migrar con frecuencia. La migración es significativa en sus vidas y también un espectáculo maravilloso. En verano y otoño, no permanecen en un sitio por más de 10 días. En invierno, una temporada de caza de los ratones de campo, se desplazan cada dos o tres días. Usualmente, los hombres van a un nuevo lugar para construir una cabaña con forma de sombrilla con 20 ramas gruesas de pino, una cabaña de 3 metros de altura y 4 metros de diámetro. En verano, la cabaña se cubre con corteza de abedul mientras que en invierno con cuero de reno. Todos los animales se aglomeran antes de la migración. Algunos con bozales o esportillas son amarrados a los árboles más cercanos, se reservan para montar si son dóciles o para transportar una carga si no lo son. Antes de comenzar, los ewenki le quitarán la cubierta a las caba- ñas. El fuego es muy importante para los ewenki, quienes usualmente disponen de uno en el interior y de otro en el exterior para cocinar y mantener una temperatura agradable, así como varias hogueras para espantar a los mosquitos. Hasta ahora no han provocado ni un solo incendio en las montañas en los sitios por los que pasan.

    Durante la migración, las mujeres jóvenes conducen a los animales caminando al frente, una familia tras otra; los ancianos se mantienen sentados sobre los renos, rodeados por los adultos y los niños que los arrean. Los ladridos de los perros vivarachos, el resuello de los renos y personas llamándose entre sí conforman una excitante sinfonía. Esta es la vida de los ewenki. El reno, el bosque y los ewenki han dependido unos de otros en sus vidas durante miles de años.

    La cultura del reno se puede ver en todos los ámbitos de sus vidas, incluso en las bodas. Padres y parientes irán con el novio a la casa de la novia. Caminan en fila, liderados por un anciano que porta una imagen mística en la frente, y una persona que conduce un reno al final. Los miembros de la familia de la novia esperan al frente de su casa. Cuando la comitiva del novio llega, la familia de la novia le obsequia al novio una caja de abedul con la escultura en miniatura de una cabeza de reno como artículo de buen augurio. Entonces, la joven pareja selecciona dos de los mejores animales del rebaño de la familia de la novia. La joven pareja pasea a la cabeza de sendos grupos, dando tres vueltas en circunferencia antes de que se sirva el vino. Después de la comida de la boda, el novio y la novia llevan a los dos renos a la casa.
    Como el bosque se está haciendo más pequeño, el reno en peligro de extinción está bajo protección. Una posibilidad es llevar a cabo su crianza en rediles cerrados. Sin embargo, con la evolución, sus pezuñas se han adaptado a caminar por pantanos o suelos blandos cubiertos de musgos y nieve, y desplazarse con ellos por la espesa foresta es probablemente lo que los ewenki quieren en realidad.
    Los ewenki son gente de bosque, que siente un profundo amor por los abedules. Con cortezas de abedul, los ewenki fabrican sus instrumentos y utensilios de uso cotidiano, ambos atractivos y prácticos. Así, nació la cultura de la corteza de abedul. Con sus hábiles manos transforman la corteza de abedul en diferentes artículos útiles para actividades de la vida cotidiana: cuencos, cajas, arcos, botes y barriles de agua. Con formas geométricas decorativas, imágenes de animales y plantas, estos objetos representan una cultura de la caza y la crianza de renos de belleza telúrica, primitiva y elegante que no se halla en ninguna otra parte.

    Top