• +86 773 2303067


Los daur:una práctica milenaria de hockey

    El pueblo daur

    El pueblo daur reside a lo largo del río Nenjiang en el noreste de China, practica la agricultura, la cría de animales, la pesca y la caza. Actualmente, los daur residen en sus comarcas autónomas situadas en Mongolia Interior, Heilongjiang y Xinjiang, y constituyen una minoría étnica de 130.000 individuos..
    Gracias a los regi s t ros históricos, los daur guardan relación con los qidan (Kitan), quienes vivían en China septentrional en tiempos antiguos. ¿Descienden del pueblo qidan? Nadie lo sabe con certeza. Lo que hace tan famoso a este grupo étnico es su deporte tradicional: el hockey, un deporte que se puede hallar actualmente en muchas naciones. El hockey es el orgullo de los daur.

    Los daur tienen una larga historia de práctica de hockey. Durante la dinastía Tang (618-907), el deporte fue llamado bu da qiu. Durante las dinastías de los Song (960- 1279) y los Liao (917-1125), el pueblo nómada qidan al norte de China comenzó a practicarlo en una forma similar al juego actual. La práctica de este deporte se perdió en otros grupos étnicos, pero siguió siendo popular entre los daur, y lo llaman bei kuo.

    Cuando trabajan en el campo, con ramas de árbol que hacen como palos de hockey y boñigas de caballo como discos improvisan un juego durante el descanso. En todas las vacaciones, es indispensable el bei kuo asistido por jugadores experimentados de todas las tribus. Un partido por la noche es espectacular: el disco refulgente, echando chispas al viento, vuela de un lado a otro sobre el caliginoso fondo del cielo nocturno. En años recientes, al hacerse popular en China este deporte, muchos buenos jugadores han dejado sus tierras para jugar por la nación.

    El hockey está estrechamente relacionado con sus vidas. Cuando una muchacha se casa, le regalará un hermoso palo de hockey a su novio. Los daur tienen muchas expresiones relacionadas con este deporte, «No arrojes tu sombrero como un disco de hockey», «No es muy útil excepto para el palo de hockey» o sarcásticamente, «no sirves para nada si no sabes jugar al hockey»

    Además del hockey, los daur están fuertemente influidos por el chamanismo, una palabra que procede originalmente de los nüzhen (Nurchen), que significa «una persona poseída por una fuerza natural». Las prácticas del chamanismo primitivo incluyen la adoración de la naturaleza, el trueno, el relámpago, los ríos, los árboles, el fuego, las rocas, el reno, las águilas y los pájaros -todos los cuales son sobrenaturales para el pueblo daur. Para armonizar su relación con las fuerzas sobrenaturales, el pueblo daur necesita a alguien que actúe como comunicador. De esta faena se encargan los chamanes, quienes tienen la capacidad de guiar al ser sobrenatural del cielo, curar a los enfermos, exorcizar a los espíritus malignos. Por estas razones, el pueblo daur tiene en gran estima a los chamanes.

    El pueblo daur ha tenido poco contacto con el mundo exterior, y esto contribuyó a que el chamanismo fuera transmitido de generación en generación en su forma primitiva. En una celebración, en una ceremonia de adoración, o cuando alguien está enfermo, un chamán es invitado para que esté presente como una figura clave en estos eventos. Cuando un chamán conduce un servicio, usará una vestimenta espectacular y objetos rituales para protegerse a sí mismo mientras ejerce su poder. Este atuendo ostenta moldes simbólicos de criaturas vivientes, y alrededor de 10 espejos de bronce. Con estos objetos, el ropaje puede llegar a pesar hasta 75 kilogramos. En un ritual, él danza en derredor de manera ominosa llevando a cuestas una baqueta con la que golpea constantemente un tambor, lo que hace con el fin de mostrar respeto a los seres sobrenaturales y espantar a los espíritus malignos. Para el pueblo daur, el tambor que lleva a cuestas es tan poderoso que todos los demonios serán ahuyentados con su toque. Presenciar tal ritual es una experiencia excepcional.

    Top