• +86 773 2303067


El Zhou Yi : La importancia de los cambios

    El Zhou Yi, conocido también como Chou I, es una de las obras clásicas más antiguas de China.

    zouyi420Estrictamente hablando, contiene un solo libro, el Yi Jing-también 1 Ching, Yijing, I King o Libro de los Cambios, en otras versiones, pero, en un sentido amplio, se considera también, como parte de él, al Yi Zhuan, literalmente, "ex-plicaciones del yi"-, conocido también como Las diez alas. El libro cumple la función de descifrar y explicar al anterior.

    El contenido esencial del Zhou Yi llegó a tomar cuerpo hace más de 3.000 años, y es sabido que en su creación participaron tres "sabios", siendo Fuxi, Dios de la Cultura, según las antiguas leyendas chinas, quien le dio a la obra su configuración fundamental. En relación a esto, se cuenta que un día, cuando Fuxi paseaba por la orilla del río Amarillo, vio emerger a la superficie de las aguas una enorme tortuga, en cuyo caparazón observó unas vetas extrañas. Inspirado por esta inesperada percepción, concibió la parte más importante del Zhou Yi: los ocho diagramas. Más tarde, el rey Wen, fundador de la dinastía Zhou (1046 -256 a.C.), hizo importantes aportes que hicieron aumentar el volumen del libro, el que cobraría, después, un desarrollo aún mayor, gracias a una importante contribución atribuida a Confucio, pensador del periodo de las Primaveras y los Otoños (770-221 a.C.). Tradicionalmente, se considera que, a pesar de que el Yi Zhuan alcanzó un sustancial desarrollo durante el periodo comprendido entre la época a mediados de los Reinos Combatientes (476-221 a.C.) y los albores de la dinastía Han (206-220 d.C.), fue Confucio el que logró definir las ideas principales, lo cual lleva a afirmar que fue él quien le dio al Zhou Yi su verdadero sustento teórico. Según los registros históricos, Confucio llegó a sentir tal fascinación por el libro, que lo releía con frecuencia, al punto de llegar a romper más de una vez las cuerdas que articulaban las tabletas de bambú en que están inscritos los caracteres que conformaban la escritura china de aquella época.

    Al alcanzar el Zhou Yi su forma definitiva como libro, consigue ser también la obra clásica más importante del confucianismo: entre los cinco libros clásicos tenidos por los confucianistas, en sus inicios, como obras de máxima importancia, el Zhou Yi ocupa el primer lugar. Todos los pensadores, a lo largo de la historia, han tratado de interpretar la obra desde distintas perspectivas, incluso, cultores de diferentes disciplinas han intentado encontrar en ella la sabiduría de la vida. El Yi Jing ha fijado la cohesión existente entre el pensamiento y la cultura de los chinos en tan alto grado que, según unos, para entender a los chinos, es imprescindible leer el Zhou Yi.

    choui38El Zhou Yi se basa en la adivinación. La parte más arcaica de la obra recoge, precisamente, las anotaciones sobre esta práctica. Durante las dinastías Shang y Zhou, existían diversas formas de adivinación, una de las cuales utilizaba la tortuga. El procedimiento consistía en colocar sobre el caparazón de la tortuga una plancha enrojecida por el fuego. Abrasada por el calor, la superficie de la dura cubierta del animal presentaba vetas, cuya compleja estructura servía de funda-mento para que los adivinos hicieran su labor. En las inscripciones hechas en el caparazón de las tortugas los nu'is antiguos vestigios de la escritura china , aparecen, precisamente, una serie de anotaciones sobre estas formas de adivinación. Sin embargo, el Zhou Yi no recurría a las tortugas cuando de adivinar se trataba, sino a una hierba común y corriente llamada "milenrrama". La operación era complicada. A diferencia de la adivinación que utilizaba a las tortugas basándose en la dirección de las vetas, la modalidad que se valía del uso de la mencionada hierba realizaba una operación que consistía en contar y recontar los tallos empleados, en lo que se puede advertir que el Zhou Yi tiene algo que ver con los rudimentos de las matemáticas en China. Por ejemplo, si alguien quería vaticinar su destino futuro, tenía que coger 50 tallos y dividirlos de cualquier modo, al azar (justamente, la casualidad, que interviene en esta división aleatoria, marca la elección del destino). Después de unos procedimientos complejos, los últimos números podían ser cuatro: 9, 8, 7 y 6, todos apuntando a un hexagrama, que era un símbolo adivinatorio. Cierto contenido de este hexagra- ma indicaba cuál era el resultado de la adivinación planteada por el consultante.

    Por ejemplo, la predicción que decía "conviene atravesar grandes ríos", era la revelación de un buen augurio. Era como decir que así como se podía atravesar un río sin contratiempos, era posible también hacer todo con la misma buena suerte. Pero si el pronóstico aseguraba que "no es conveniente ir adelante", había que entender que era una advertencia: lo que se planeaba hacer podría tener complicaciones y se recomendaba, por tanto, mucha cautela y discreción. Tam poco eran aconsejables acciones atrevidas y temerarias, ya que llevarlas a cabo suponía acarrear desgracias.

    Si el Zhou Yi se hubiera limitado a ser un libro de adivinaciones, no podría ha ber ejercido tanta influencia. Por eso, hay que entender que la adivinación era tan solo la base del libro y la revelación de sus fuentes. Más tarde, cuando Con fucio y otros pensadores le dan a la obra una fundamentación teórica, el peso de la adivinación queda relegada a un plano insignificante y en cambio toma cuer po el sentido de la obra como la historia del pensamiento chino.

    Costaría mucho trabajo descifrar completamente el contenido del Zhou Yi; pore so, me voy a limitar a hablar de sus principios más importantes.

    Top