• +86 773 2303067


Principios del Kung Fu

    Los "principios del Kung Fu",entendidos como las reglas del arte marcial, también significan el grado supremo que se propone alcanzar al practicarlo.
    Para saber si alguien llega o no a un nivel alto, hay que examinarlo en forma conjunta desde los cuatro aspectos: fuerza, arte de boxeo, destreza y psicología, los cuales han de ser un todo orgánico, una expresión integral de su grado alcanzado en las habilidades del arte marcial. Para todo maestro del Wushu, su energía debe ser la "combinación de la fuerza con la flexibilidad", sus habilidades de boxeo se traducen en esto de que "lo más hábil parece torpe", su destreza se manifiesta en "atacar bajo la guía del pensamiento" y su psicología lo mantiene el estado "valiente en el combate y sin ira", de manera que integra los cuatros aspectos en un todo. Esto es lo que representa los conceptos basicos de Kung Fu, o sea, el índice de acceso a un grado alto del Kungfu.

    La combinación de la fuerza con la flexibilidad es la exigencia común de diversas escuelas del Wushu respecto a la energía y también la expresión concreta de la "integración de lo interno y lo externo". Por la fuerza se entiende "yang" y, la flexibilidad, "ying" En el Wushu de China no hay boxeo sólo con fuerza y sin flexibilidad. El exceso de fuerza agota la energía y la demasiada flexibilidad conduce a la debilidad, pues hay notables defectos en ambos casos. Sólo con combinar la fuerza y la flexibilidad se logra el "equilibrio completo entre el ying y yang", estado mencionado una y otra vez en la teoría del Wushu. En el boxeo chino, por lo general, la fuerza combinada con la flexibilidad, que se traduce en la fuerza elástica de sacudir, romper y explotar, se produce muy veloz y también se acaba pronto, de una manera impetuosa y penetrante.

    "Lo más hábil parece torpe", cita de "Lao Tsé", da a entender que cuanto más ágiles son los movimientos, más simples y lerdos parecen. Los expertos en el Wushu la evocan para afirmar que los estilos de boxeo realmente ingeniosos no son necesariamente complicados ni aparatosos. Lo que es agradable a la vista probablemente no es práctico y lo que es práctico no suele ser bello, he aquí una ley del Wushu de China. Es decir, probablemente lo hábil no vence a lo sencillo, mientras que a lo mejor lo sencillo puede superar lo hábil. El misterio del Wushu de China no radica en ciertos movimientos, porque los más terribles y temibles son aquéllos exentos de disciplina. La "destreza sin disciplina" es la escencia real del arte marcial de China.

    "Atacar bajo la guía del pensamiento" consiste en hacer que el pensamiento guíe el Qi genuino y acelerar la producción de la energía mediante el Qi genuino para atacar al adversario, es decir: "la fuerza se origina del pensamiento", "la energía procede del corazón" y "el golpe llega junto con el pensamiento". Su fundamento reside en movilizar al máximo y de manera más rápida la energía interna a través del pensamiento, obtener la "fuerza interna" extraordinaria y concentrar toda la fuerza del cuerpo en un punto de modo que se explote en un instante un poder antipersonal mayor.

    "Ser valiente en el combate y sin ira" es una exigencia en el nivel de cualidad psicológica. Al decir que "Buen guerrero no monta en cólera", Laozi quería afirmar que quien es hábil en la lucha nunca actúa dejándose llevar por el furor. En otros términos, "quien se enfada con facilidad no es hábil en el combate". La aplicación de esa cita en la práctica del Wushu significa exigir a quien practique arte marcial que cultive buena cualidad psicológica, sepa regular su estado de ánimo, no se deje llevar por asusto, ira, arrogancia o miedo frente al enemigo y mantenga el ánimo como de ordinario y "no se inmute aunque se hunda el Monte Tai", o sea, se quede sereno ante cambios, alegrías y desgracias formidables.

    "Ser valiente en el combate y sin ira", junto con "combinación de la fuerza con la flexibilidad", "atacar bajo la guía del pensamiento" y esto de que "lo más hábil parece torpe", constituyen el contenido principal del arte marcial de China a nivel superior. Estos cuatro aspectos son otros tantos pilares colosales que sostienen el alto pabellón del Wushu de China.

    China es un gran país multinacional con una larga historia y vasta extensión territorial. Sus condiciones geográficas y factores humanos son sumamente complejos. Debido a razones históricas y nacionales, es muy desigual el desarrollo económico y cultural entre distintas zonas y son bien diferentes sus costumbres, de ahí que desde hace mucho fueran formadas pequeñas regiones culturales con sus respectivos rasgos distintivos, tales como la región cultural de Zhongyuan (planicies centrales), la de Qi-Lu (norte de la provincia de Shangdong y sureste de la provincia de Hebei en la actualidad), la de Jingchu (actual provincia de Hubei), la de Guanglong (hoy provincias de Shaanxi y Gansu), la de Wu-Yue (hoy provincias de Jiangsu y Zhejiang), la de Bashu (actual provincia de Sichuan), la de Minnan ( hoy provincia de Fujian), la de Lingnan (hoy provincias de Guangdong y Guangxi), así como la de Beijing y la de Shanghai, aparecidas más tarde. Todas estas regiones tienen sus propias formas culturales con rasgos locales. La civilización de la nación China es en realidad la integración de estas culturas regionales.

    Como una forma cultura, el Wushu ha de llevar el sello de cierta cultura regional, por otra arte, como pertenece en lo fundamental al patrón cultural puramente popular, su vitalidad se encuentra profundamente arraigada en la población de clase social inferior, de modo que se acentúa más su color local y sus escuelas principales se derivan de las culturas regionales.
    Huang Zongxi, gran confuciano que vivió en el período inicial de la dinastía Qing (1644-1911), fue el primero en formular conceptos "boxeo tipo interno" y "boxeo tipo externo", según los cuales se considera como tipo externo todo boxeo que exige dar golpe primero y atacar por la iniciativa, tal como el boxeo Shaolin, y como tipo interno todo boxeo que exige atacar después de que el enemigo haya atacado y controlar la acción del adversario mediante calma, por ejemplo, el de Wudang. Más tarde, también fueron incluidos en el tipo externo los boxeos tendientes al uso de métodos violentos y en el tipo interno los boxeos tendientes al de medios ocultos y suaves.

    Top