• +86 773 2303067


La pura porcelana azul y blanca

    El primer objetivo de la porcelana es la belleza pura y elegante; ideal que alcanzó su máxima expresión con la producción de la porcelana tipo azul y blanco.

    La porcelana azul y blanca es una de las variantes típicas de la porcelana en China. Entre los objetos de porcelana exportados durante las dinastías Ming y Qing, el ochenta por ciento era de este tipo. Había aparecido mucho antes de la fundación de la dinastía Tang (618-907), pero no fue hasta la dinastía Yuan cuando este tipo de porcelana se produjo en gran cantidad, alcanzando verdaderas obras maestras. La dinastía Ming fue testigo de la madurez del arte, y un gran número de piezas valiosísimas se produjeron durante este periodo. Jingdezhen, una pequeña ciudad que creó la deliciosa porcelana azul y blanca durante la dinastía Yuan, se convirtió en el centro de la producción, y más tarde, con la dinastía Ming, se establecieron hornos imperiales en dicha población. Actualmente, la porcelana azul y blanco es la más representativa de la porcelana china.

    Para fabricar esta variedad es necesario óxido de cobalto. Con él se realizan los dibujos sobre la pasta blanca antes de aplicarle el vidriado. Después de hornear las piezas a altas temperaturas, la pasta se convierte en porcelana azul y blanca, pues el óxido de cobalto se vuelve azul con el calor. Las superficies blancas con diseños en azul y una suave capa de vidriado producen un efecto de pureza, elegante y transparente.

    En el Museo del Palacio de Taibei se conserva un cuenco con un diseño de ramas y llores fabricado durante el reinado Xuande (1426-1435) de la dinastía Ming. Su forma demuestra una simplicidad primitiva, y su fina textura es blanca con un toque de azul. En una composición muy bien equilibrada, las flores están diseñadas con gran vitalidad y líneas suaves y serenas, intercalando el azul con el blanco, producen un efecto armónico y dinámico.

    Este mismo Museo alberga otra pieza de porcelana azul y blanca, una bandeja con un diseño de flores de las cuatro estaciones, también fabricada durante el reinado Xuande de la dinastía Ming. El interior de la bandeja muestra trece flores diferentes entre las que vemos un crisantemo, un loto, una gardenia, una granada, una peonía, un hibisco y una camelia. El exterior está decorado con otras flores. En el centro de la bandeja aparece el loto, la flor divina del budismo y un motivo habitual en la porcelana china. La bandeja blanca parece tan clara como cristal, y a pesar de su complejo diseño, el color blanco puro y el azul refinado se armonizan juntos para producir un efecto elegante y sofisticado.

    La porcelana azul y blanca ocupa una posición prominente en la industria de la porcelana china, porque refleja perfectamente la cultura y el espíritu estético que el pueblo chino ha perseguido durante mucho tiempo: la simplicidad, la carencia de afectación y la levedad.

    I .os chinos creen que la belleza máxima es natural y sencilla, cualquier cosa afectada o excesivamente trabajada va en contra de esta filosofía. Como el mejor ejemplo de la porcelana china, la de tipo azul y blanco muestra un mundo de contención y elegancia, libre de una decoración excesiva o de la exageración. La porcelana azul y blanca busca además, un efecto de transparencia que se logró en los objetos fabricados en los hornos oficiales durante las dinastías Yuan y Ming. Estos objetos se realizaban con una pasta blanca fina y transparente decorada con diseños azules, limpios y claros que simbolizaba perfectamente un sentido de elevación y espiritualidad.

    Top