• +86 773 2303067


El pensamiento dialéctico de Sunzi

    Entre los investigadores de la filosofía antigua de China cada vez existe más interés por analizar el fecundo pensamiento filosófico de Arte de la guerra de Sunzi.

    Las situaciones bélicas son las más variables según las circunstancias; probablemente sean, de todos los asuntos del mundo, las más variables. Para alcanzar la victoria, un comandante en jefe debe ser capaz de estar al momento y, al mismo tiempo, de adaptarse a los cambios. Sunzi afirma: "No existe una manera fija de usar la fuerza, lo mismo que el agua no tiene una forma fija. Quien logra una victoria adaptándose a las variaciones en las fuerzas enemigas es un maestro en el arte de la guerra." Sunzi pone especial atención en la dinámica cambiante de la dirección opuesta, y señala: "El caos nace del orden, la cobardía del valor, la debilidad de la fuerza". Estas situaciones opuestas pueden transformarse en su contrario. Por ello, no es raro que un ejército se vuelva débil en la victoria o viceversa. Sunzi recuerda a los comandantes en jefe que tengan en cuenta las ganancias y las pérdidas tanto desde una perspectiva positiva como negativa. Afirma: "Existen rutas que se pueden seguir, pero no las sigas; algunos ejércitos enemigos son vulnerables, pero no los ataques; algunas ciudades enemigas pueden ser capturadas, desiste; hay territorios enemigos que se pueden conquistar, pero no debes hacerlo." Es una advertencia a los comandantes en jefe para que estén prevenidos y no se dejen llevar sólo por las ventajas, sino que han de tener presentes también las pérdidas potenciales. Sunzi insiste en su advertencia: "No interceptes al enemigo cuando huya de regreso a su tierra; déjale espacio cuando lo asedies; nunca te acerques a un enemigo desesperado". Es decir, Sunzi previene sobre el traspasar los límites de toda operación militar, porque la situación pueden transformarse en su opuesta una vez llegados a su extremo.

    En su análisis de las transformaciones de factores opuestos en la guerra, Sunzi hace hincapié también en la posibilidad de provocarlas en un momento determinado para favorecer a las propias fuerzas. Afirma: "Cuando conocemos la situación del enemigo pero ellos ignoran la nuestra, podemos mantener unidas a nuestras tropas mientras que los obligamos a ellos a dividirlas. Si nuestras tropas están en una única posición mientras que las del enemigo están dispersas por diez puestos, la fuerza de nuestro ataque se multiplica por diez. De este modo, logramos la superioridad de nuestro ejército frente a la inferioridad del enemigo". Arte de la guerra de Sunzi abunda en este tipo de principios dialécticos. Sunzi dice: "Si logras que el enemigo tome una ruta tortuosa seduciéndolo con pequeñas ganancias, alcanzarás antes que él el destino, a pesar de haber salido más tarde. En esto consiste la estrategia de transformar una ruta tortuosa en una vía recta."

    En resumen, Sunzi sentencia: "El comandante en jefe experto logra que el enemigo vaya por donde él quiere, no al revés."

    Top