• +86 773 2303067


Medicina Tradicional China

    Wu Xing oro medera agua fuego tierra

     

    En la China antigua, cuatro áreas bien desarrolladas en la civilización fueron astronomía, aritméticas, agronomía y medicina tradicional china (MTCh). Ellas fueron generalmente aceptadas como sistemas de conocimiento y técnicas con colores tradicionales chinos, pese al hecho de que ciertas personas negaron que fueran "ciencias". En la China moderna, la MTCh es la única materia sobreviviente de las cuatro que no ha sido reemplazada por la ciencia occidental, y desempeña aún un papel significativo en la vida de la gran mayoría de los chinos.
    Si la MTCh fue establecida en tiempo sin apoyo de ciencia avanzada, ¿cómo puede sobrevivir ella en la sociedad de hoy cuando la atención médica moderna es casi capaz de cubrir todas las necesidades médicas? ¿Es la MTCh una ciencia o experiencias acumuladas? ¿Es capaz de ir adelante por su propio camino de desarrollo o va a ser reemplazada por la corriente principal de la medicina occidental? Preguntas como éstas preocupan a mucha gente.
    A ojos de la gran mayoría de la gente, la MTCh es un sistema médico que data de miles de años y que sus teorías, experiencias y técnicas son derivadas del mismo origen—"tradición". Sin embargo, cuando la medicina occidental se extiende por el país, su nuevo sistema, que es grandemente contradicctorio con el de la MTCh, llega a dominar la academia. Se conoció como una "revolución" en la comunidad médica china. En realidad, si le prestamos estrecha atención, nos daremos cuenta de una revolución en la historia de la MTCh misma. Después de revoluciones grandes y pequeñas, la medicina china de hoy ha llegado a ser una "MTCh contemporánea", que difiere mucho de la MTCh en tiempos antiguos. Aún cuando se trata de una misma región, no se excluyen cambios.

    Medicina Tradicional China MTChLa medicina china tradicional no sufrió grandes reveses en comparación con la medicina tradicional en otros países. Siempre ha continuado en la vida social y marchado a toda velocidad en el cuidado de la salud. Algunos dicen que la MTCh marcha al lado de la medicina occidental, y muchos eruditos dentro y fuera del país creen que la razón reside en que la medicina occidental aún no ha llegado a ser plenamente popular. Por tanto, se necesita la MTCh como parte complementaria de la medicina, especialmente en las zonas rurales. No obstante, los lugares más populares para la MTCh no están en las grandes ciudades más desarrolladas. En consecuencia, muchas personas en el campo esperan obtener tratamientos modernos cuando están enfermas. En las grandes ciudades, la gente tiene miedo a las infecciones provenientes de los exámenes médicos, también a los efectos potencialmente tóxicos provenientes de las sustancias químicas y drogas, y muchas personas no aceptan fácilmente las sugerencias. Ellas prefieren buscar alternativas en la MTCh, en espera de un tratamiento más "natural". Esta preocupación crece de día en día. Este fenómeno puede verse como el "Renacimiento" de la medicina tradicional en China en nuestra era contemporánea. Además de estas necesidades, podemos prever que la MTCh no morirá frente a la amenaza de la medicina occidental, sino que continuará existiendo en su propio papel especial.

    El tratado médico Huang Di Neijing, atribuido al emperador Amarillo (2697-297 a.C.), menciona la importancia del equilibrio espiritual, la acupuntura y las plantas medicinales en el tratamiento de las enfermedades, y pone de manifiesto la antigüedad de las prácticas médicas chinas, aunque puede que incluso sea una recopilación de un texto anterior. La acupuntura ya se utilizaba en el período Han, como han demostrado los hallazgos de agujas de oro y plata en tumbas de Hebei fechadas en el año 113 a.C.

    Filosofía Medicinal

    Como integrantes de una sociedad agrícola, los chinos siempre han sido conscientes de la importancia del equilibrio de las fuerzas elementales y naturales: demasiado calor causa sequía y demasiada lluvia, inundaciones, mientras que la correcta medida de ambos fenómenos es lo que estimula el crecimiento de las cosechas de los campesinos. Los antiguos chinos consideraban el cielo, la tierra y la humanidad como una única entidad, de manera que si la gente vivía en armonía con el cielo y la tierra, entonces su salud colectiva sería buena. Esta creencia en un equilibrio universal recibe el nombre de Dao (o Tao), literalmente «vía, camino», pero que implica «el camino de la naturaleza».Plantas Medicinales de MTC

    Bajo la perspectiva taoísta, la vida se considera como un juego de opuestos —hombre y mujer, Sol y Luna, derecha e izquierda, dar y recibir—, mientras que todas las cosas existen como resultado de su interacción con sus opuestos. Así viene expresado en el diagrama taoísta blanco y negro en el que aparecen dos opuestos interaccionando, el yin (lo «femenino», la energía pasiva), y el yang (lo «masculino», la energía positiva). La medicina tradicional china se basa en la creencia de que a fin de que el cuerpo esté sano, sus opuestos también deben hallarse en un estado de equilibrio dinámico. Por ejemplo, un exceso de agua en el sistema crea hidropesía, y demasiado poca lleva a la deshidratación; demasiado calor provocará calentura, y poco calor provocará escalofríos. La medicina china considera el cuerpo como un todo integrado, de manera que en cualquier enfermedad es todo el cuerpo —en lugar de la parte «enferma»— el que necesita tratamiento.

    Qi y Acupuntura

    Un rasgo subyacente a la filosofía de la medicina china es el qi (o chi), la energía vital: de la misma manera que la electricidad alimenta las bombillas, el qi nos permite movernos, ver y hablar. El qi fluye por la red de meridianos del cuerpo —senderos de energía que unen los tejidos superficiales a órganos internos específicos—que actúan como canalizadores del qi; los doce principales meridianos reciben el nombre del órgano con el que están relacionados. Los meridianos también se clasifican en yin o yang según que estén expuestos o protegidos. Por ejemplo, en las extremidades, los canales de las caras externas son yang, y son importantes a la hora de resistir a las enfermedades, mientras que los canales de las caras internas son yin, más implicados en el sustento del cuerpo.

    Si todos los elementos en la vida de cada uno están equilibrados, entonces el qi fluirá suavemente y la persona permanecerá sana. Las tensiones mentales y físicas, una dieta pobre, un exceso de estados emocionales e incluso unas condiciones atmosféricas adversas, pueden inhibir el flujo de qi, causando enfermedades. La acupuntura se utiliza como antiinflamatorio, para regenerar los tejidos dañados y para mejorar el funcionamiento de los órganos internos. Las agujas se insertan (y si es necesario se las hace girar) en los puntos de acupuntura de la superficie del cuerpo, de los cuales hay unos 400, todos ellos conectados a órganos internos, para reforzar y reducir el flujo de qi a lo largo de un meridiano, y así influir en las actividades de los diversos órganos. Cuando el qi está equilibrado y vuelve a fluir con facilidad, se recupera la buena salud.

    Gran Maestro Li shizheng

    Plantas Medicinales

    En los 2.200 años transcurridos desde que el semimítico rey Xia Shennong, recopiló su obra clásica sobre hierbas medicinales, se ha acumulado una gran cantidad de experiencia que ha repercutido en un perfeccionamiento de su uso clínico. En la medicina china actual se siguen utilizando aproximadamente unas 7.000 plantas, provenientes de raíces, hojas, ramas y frutos, junto con otros 1.000 productos de origen animal o mineral (aunque también clasificados como «hierbas»). Cada uno de esos productos pasa por un proceso de limpiado, escurrido, cortado, secado o tostado, e incluso rehogado en vino, jengibre o vinagre, a fin de incidir en sus efectos; la pócima es a continuación hervida y bebida como una infusión (por lo general muy amarga y de gusto terroso).

    Los remedios herbales son efectivos a la hora de prevenir un amplio abanico de dolencias. Algunos se combinan entre sí para tratar la causa subyacente de una enfermedad, mientras que otros alivian los síntomas y ayudan a reforzar el propio sistema inmunitario corporal, que ayudará a combatir el problema. Podemos hallar un ejemplo cotidiano en el tratamiento de la gripe, un virus que provoca fiebre y dolores musculares; la fórmula herbal incluiría una hierba de «acción fría» para reducir el calor, otra para provocar sudor y así reducir el dolor muscular, un purgante para eliminar el virus del sistema y un tónico para reforzar el sistema inmunitario. En todos los tratamientos se diagnostica la condición del paciente semanalmente, y la fórmula del remedio herbal va modificándose según los síntomas que aquél presenta.

    Al igual que la aspirina occidental, que procede de la corteza de sauce, hay otros muchos medicamentos modernos que han sido desarrollados a partir de los remedios herbales chinos. Un ejemplo de ello es el antimalárico qinghao o artemisinina, que ha demostrado su eficacia en el tratamiento de cepas de malaria resistentes a la cloro quina, con efectos secundarios mínimos.

    Aceptación Global

    En 1975 la Organización Mundial de la Salud reconoció los beneficios de la acupuntura en el tratamiento de ciertas enfermedades. En diciembre de 1979, tras muchos años de investigaciones, las Naciones Unidas anunciaron formalmente que la Medicina Tradicional China (MTC) podía utilizarse para tratar infecciones víricas y bacterianas, problemas respiratorios, circulatorios y neurálgicos, así como lesiones musculares y dolencias artríticas e inflamatorias. Aunque las técnicas medicinales occidentales son superiores a la hora de tratar cuadros traumáticos de gravedad en los que hay que emplear la cirugía, no hay duda de que en otros ámbitos, la MTC es tan efectiva o más que la medicina occidental, y el hecho de que en la actualidad puedan encontrarse escuelas de medicina china tradicional en muchas ciudades occidentales, así como en todas las provincias chinas, indica su amplia aceptación global.

     

    Top