• +86 773 2303067


La pólvora - fuego y medicina

    La pólvora es uno de los logros científicos y tecnológicos más representativos de la antigua China. Fue inventada por unos alquimistas de la dinastía Tang, cuando estos intentaban elaborar píldoras de la inmortalidad, mezclando el azufre, el salitre y el carbón. Posteriormente, en las dinastías Song del Norte y del Sur se extendió el uso de este polvo explosivo.

    En chino, pólvora se dice "huo yao" "Huo" significa fuego, y "yao", medicina. En la medicina tradicional china, el azufre y el salitre eran materiales medicinales. Según el "Shen Nong Bencao Jing" (Cánon de Materia Médica de Shen Nong), publicado en la dinastía Han, ambos son sustancias importantes en el tratamiento clínico. En el "Bencao Gangmu" (Compendio de Materia Médica), creado por Li Shizhen, famoso farmogóloco chino de la dinastía Ming, se afirma que el azufre y el salitre pueden servir para curar llagas y pústulas, y también para fumigación.

    Los alquimistas no habían obtenido un medicamento para la inmortalidad, pero habían obtenido muchas experiencias y conocimientos de química. Descubrieron que el azufre es un elemento químico muy activo, tóxico e inflamable. Al calentar el polvo mezclado con el azufre, el salitre y el carbón, la primera sustancia se quema parcialmente, lo que reduce su poder inflamable y su toxicidad. Este método alquimista fue denominado "Control del azufre" por Sun Simiao, célebre médico y farmacólogo de la dinastía Tang, en su libro "Clásico sobre la Alquimia". Tras muchas pruebas sobre la base de esta receta, Sun Simiao descubrió que la combinación en ciertas proporciones de dichas sustancias produce una explosión. Después de dominar esta doctrina y definir la proporción de sus ingredientes, tras numerosos experimentos y profundos estudios, los artesanos de la industria militar convirtieron la pólvora en un explosivo controlable.

    En la dinastía Song del Norte, Zeng Gongliang, experto en ingeniería, anotó en su obra "Wujing Zongyao" (Compendio sobre Clásicos Militares, 1044), tres fórmulas de producción de pólvora para los cañones, las bombas de humos tóxicos, y las bolas de fuego con espinas de hierro. Estas fórmulas muestran que el contenido del salitre supera el volumen total del azufre y el carbón, y se asemeja a la proporción de la pólvora negra de la actualidad. En la misma época imperial se fabricaron distintos tipos de armas de fuego, entre las cuales se distinguía el "Tu Huo Qiang", parecido a la lanza de fuego, considerado como el origen de los cañones y fusiles modernos. En el siglo XIII, durante la conquista de Asia Central, las tropas de la dinastía Yuan llevaron al mundo árabe las técnicas de fabricación de las armas de fuego. Luego, los árabes las transmitieron a las naciones europeas. El primer registro de producción de pólvora en Europa data de 1327

    Top