• +86 773 2303067


La Opera de Pekin; Arte dramático nacional

     la Opera de Pekin, el arquetipo del arte y la cultura china

    La mención de la ópera china podría hacer que amigos foráneos recuerden inmediatamente la ópera de Pekín, que para ellos es casi lo mismo que la ópera china. Ello indica la influencia de la ópera de Pekín en China e incluso en el mundo. Esta impresión, aunque no muy exacta, no está lejos de la verdad: la ópera de Pekín, que es el arquetipo del arte y la cultura china, es ciertamente la esencia de China. Si las artes marciales pueden ser vistas como las «artes marciales», entonces la ópera de Pekín se podría considerar el «arte dramático nacional».

    La Opera de Pekin se hizo conocida alrededor del año 1840 en Pekín (Pekín); de ahí su nombre. En realidad, su desarrollo se basó en la incorporación de ciertas óperas meridionales, lo testimonia la popularidad que alcanzó no solo entre los espectadores del norte sino también entre los del sur. De las 300 o más formas de la ópera china, la ópera de Pekín, pese a ser la más joven, es la más influyente, atrae a una mayor cantidad de espectadores y tiene el mayor repertorio. La ópera de Pekín es también muy gustada por los amigos foráneos que a sus ojos constituye, como la Gran Muralla, un símbolo de la cultura y civilización Pekín, china.

    Muchos amigos extranjeros tienen su primer contacto con la cultura china a través de los numerosos restaurantes que se encuentran por todo el mundo, lo que les permite comprender inmediatamente que China es un país con una cocina deliciosa. El segundo contacto suele ser la Opera de Pekín, cuyas máscaras se han convertido prácticamente en el emblema de China. Muchos países diseñan carteles con máscaras de la ópera para hablar de un "Año de la cultura china". Por ello, para entender la cultura china es indispensable adquirir algunos conocimientos sobre la Opera de Pekín.


    Como otros tipos de ópera, la Opera de Pekin presta especial atención al canto, la recitación, la actuación y el combate, los cuatro criterios principales de lo que se vale la audiencia para evaluar y disfrutar del espectáculo.

    El canto se refiere aquí al «changqiang», a la melodía y al libreto de la ópera. La primera fue conformada a partir del «Xipi» de la ópera Huiju y del «Erhuang» de la ópera Hanjun, y se denominó «Pihuang», que se caracteriza por la audacia, la resonancia y la tonalidad, y por la delicada exquisitez de las canciones tradicionales chinas. El último, profundamente arraigado en la poesía china antigua, es refinado y elegante y posee un elevado valor literario. Las últimas palabras de toda sentencia forman rima, de ahí que el canto despliegue una cadencia, un ritmo y una melodía agradables. Según el sexo y la edad de los personajes, los actores y las actrices usan diferentes voces. Los personajes femeninos y masculinos de mayor edad cantan con su verdadera voz, que es en gran parte la voz que usan cotidianamente; los personajes femeninos jóvenes usan voz de falsete, que es aguda y penetrante; los hombres de mediana edad usan ambos tipos de voces.

    Además del canto, los personajes deben interpretar el «Daobai» (interpretación basada en el ritmo natural del habla), que pertenece a la parte recitada de la ópera. El «Bai» que significa «habla» en chino antiguo, se divide en «Jingbai» y «Yuiibai». El primero significa literalmente un lenguaje escénico basado en el dialecto de Pekín, pero con la necesaria modificación, exageración y embellecimiento artísticos. En contraste, el «Yunbai» incorpora más antiguos sonidos del habla y' ciertos sonidos provenientes de dialectos meridionales imponiéndoles una mayor cualidad rítmica mientras guardan distancia con la pronunciación cotidiana. Cuando vea una ópera de Pekín, juzgue por usted mismo: si la pronunciación de los personajes suena como la pronunciación estándar del chino, se trata de un «jingbai», de lo contrario es un «yunbai».

    Amigos extranjeros que comienzana familiarizarse con la ópera de Pekín podrían sentir extraños los exagerados y estilizados movimientos corporales de los actores y actrices, puesto que difieren mucho de los de la vida cotidiana. Sin embargo, esta es una de las características principales de la ópera de Pekín y es precisamente la cualidad que busca la «actuación» de actores y actrices. Por ejemplo, el «gesto de los dedos en forma de orquídea» del «Dan», con el pulgar flexionado hacia la primera falange del dedo del medio, el dedo índice recto y dirigido hacia adelante, los dedos anular y pequeño ligeramente espigados hacia arriba, hace que la mano parezca una orquídea y permite un despliegue de donaire y encanto femenino. Además, la «actuación» en la ópera de Pekín exige que cada gesto y movimiento corporal se realice siguiendo el ritmo de la música acompañante. El «combate» en la opera de Pekin se divide en combate con manos vacías y con armas, deriva de las artes marciales chinas no sin pasar antes por un obvio proceso de embellecimiento y estilización.

    Top