• +86 773 2303067


Budismo Tibetano

    monjes cruzando un rio en TibetEl budismo de la lengua tibetana también se llama budismo tibetano. En el siglo VII, el budismo entró en el Tíbet de China y el budismo tibetano fue tomando forma a través de las interacciones con la religión local Bon. En el siglo XIII, Kublai Khan, emperador de la dinastía Yuan (reinó 1260¬1294), nombró a Basiba (1235-1280) Tutor del Emperador, y comenzó a establecer el sistema de gobierno de alianza entre la religión y el Estado en el Tíbet. A finales del siglo XIV, Tsongkhapa (1357-1419) fundó la secta Geluk, que poco a poco se convirtió en la secta más dominante del budismo tibetano. Los monjes de la secta Geluk también se han conocido tradicionalmente como la "secta Amarilla", porque sus sombreros ceremoniales son de color amarillo. Además, el budismo tibetano tiene otras sectas principales tales como la secta Nyingma (secta Roja), la secta Sagya (secta Florida) y la secta Kabegyud (secta Blanca).

    Bajo el sistema de alianza entre la religión y el Estado, los templos en el Tíbet poseían abundantes materiales de producción y la riqueza, y la mayoría de los monjes de la capa superior eran funcionarios del gobierno de distintos niveles. Los templos también contaban con tribunales, prisiones e instrumentos de tortura.

    Después de la fundación de la República Popular China, el Gobierno chino llevó a cabo reformas democráticas en el Tíbet de 1959 a 1960, que abolieron la servidumbre de la alianza entre la religión y el Estado. Sin embargo, las reformas democráticas realizadas en los templos del budismo tibetano sólo suprimieron los antiguos reglamentos irrazonables. Por ejemplo, a los templos no se les permitía intervenir en la administración, la justicia y el matrimonio; a los templos no les permitía nombrar a funcionarios y establecer tribunales y prisiones; se había suprimido la sujeción personal a los templos; estaban prohibidos en los templos los comportamientos como la práctica de la usura y los derechos de reparto de servicios; quedaban derogados el sistema de gestión jerárquica en los templos y la dependencia entre el templo matriz y sus filiales; a través de elecciones democráticas, los monjes budistas podrían crear comités o grupos responsables de la gestión democrática para tratar los asuntos religiosos por su cuenta.
    El Gobierno respeta y protege plenamente la libertad religiosa de los ciudadanos tibetanos.
    El budismo tibetano se introdujo en la minoría mongola a finales del siglo XVI, que tuvo un tremendo impacto en la vida social de la etnia mongola. Además, el budismo tibetano se extendió en las etnias monba, tu, qiang y yugur, cuyos habitantes se hicieron también budistas tibetanos.

    El budismo tibetano tiene ahora más de 3.000 templos, 120.000 monjes y monjas, y más de 1.700 budas vivientes. El Monasterio Jokhang de Lhasa con una larga historia fue inscrito en la Lista del Patrimonio Cultural Mundial por la UNESCO en 2000. La secta Geluk cuenta con seis famosos monasterio-Monasterio Gandan, Monasterio Sera y Monasterio Drepung en Lhasa, Monasterio Tashilhunpo en Shigatse, Monasterio Tar en Qinghai y Monasterio Labrang en Gansu. El Templo
    Lamaísta Yonghegong de Beijing y el Templo Puning de Chengde, en la provincia de Hebei, son importantes templos del budismo tibetano en el interior de China.
    La reencarnación del Buda Viviente es un sistema adoptado por templos del budismo tibetano para resolver la sucesión del liderazgo. Primero fue creada por la secta Karma Kagyu en el siglo XIII y luego fue aceptada gradualmente por otras sectas.

    El Buda Viviente se identifica con procedimientos estrictos. Budas Vivientes siempre dejan las palabras antes de morir para predecir el lugar donde nace el niño de reencarnación; si no, los monjes budistas recibirán inspiración a través de la adivinación y el espiritismo.

    De acuerdo con las pistas proporcionadas por las últimas palabras, las indicaciones, los signos, los oráculos y los espejismos en el lago, los templos con el linaje del Buda Viviente envían a monjes a diferentes destinos en busca de los niños sobrenaturales que nazcan después de la muerte del Buda Viviente. Puede haber más de un candidato para el niño de reencarnación, pero sólo se selecciona uno finalmente.
    El Dalai Lama y el Bainqen Erdini son dos budas vivientes con las primeras posiciones de la secta Geluk. En 1653, el Dalai Lama V fue conferido un título por el gobierno central de la dinastía Qing. Posteriormente, los sucesivos gobiernos centrales deberían conceder a cada reencarnación del Dalai Lama un título, hecho que se convirtió en una regla fija. En 1713, el gobierno central de la dinastía Qing ofreció un título al Bainqen Erdini V. A partir de entonces, cada reencarnación del Bainqen Erdini debería ser nombrada por los gobiernos centrales.

    En la historia, Chuizhong (el lama protector del Buda Dharma) que una vez fue el encargado de identificar el niño de reencarnación del Buda Viviente por lanzar hechizo o pedir a los dioses en una sesión de espiritismo. Sin embargo, algunos de ellos practicaron el fraude. Como resultado, muchos niños de reencarnación provenían de familias reales y aristocráticas, y el poder religioso fue manipulado por la alta nobleza o lamas superiores. En 1793, el gobierno de la dinastía Qing promulgó reglamentos y decidió implementar el sistema de sorteo de tablillas en una urna de oro. El sistema puede resumirse de la siguiente manera: Se escriben en las tablillas los nombres de los niños candidatos y las fechas de su nacimiento y se las colocan en una urna de oro, y luego el niño elegido de cada reencarnación tiene que ser informado a las autoridades centrales para su ratificación y confirmación. El sistema establece que durante el sorteo el representante designado por el gobierno central debe estar presente como testigo. Para ello, el gobierno de la dinastía Qing diseñó especialmente dos urnas de oro para el sorteo: Una para seleccionar a niños de reencarnación de los Budas Vivientes de la región tibetana como el Dalai y el Banquen, está conservada en el Palacio Potala, y la otra para seleccionar el Buda Viviente de la zona mongola está conservada en el Templo Lamaísta Yonghegong en Beijing.

    Desde entonces, el sistema de sorteo de la urna de oro se convirtió en una regla fija, y se mantiene activo en la actualidad.
    El 28 de enero de 1989, el Panchen Lama X falleció en el Tíbet. El Gobierno chino anunció la misión de localizar e identificar al niño de reencarnación del Panchen Lama X de acuerdo con las convenciones históricas y etiquetas del budismo tibetano. Llevó seis años buscando candidatos, y tres niños fueron seleccionados. El 29 de noviembre de 1995 por el método de sorteo, Gyancain Norbu, un niño de seis años de edad, fue confirmado como el niño de reencarnación del Panchen X.

    Top