• +86 773 2303067


Las delicias de las máscaras de la Ópera de Pekín

    La Ópera de Pekín reluce con la belleza de unos colores resplandecientes: vivos, intensos, encantadores. Esta belleza artística no sólo se halla en los vestidos, también se encuentra en sus máscaras de diseños exagerados y deslumbrantes, brillando con rojos, púrpuras, blancos, amarillos, negros, azules, verdes y cualquier otro color imaginable.

    Las máscaras, que se utilizan para los papeles de jing o "Cara pintada" y de chou o "payasos", sirven a dos propósitos: el primero es indicar la identidad y el carácter del personaje. Por ejemplo, una cara roja significa un hombre leal y valiente; una negra, una persona de rectitud; y una blanca identifica al tramposo y malvado. El segundo propósito es ayudar a que la gente identifique esos papeles desde la perspectiva moral y la estética, por ejemplo, distinguir entre los personajes respetables, los odiosos, los nobles, los ridículos, etc.

    Aparte de su función evocativa, las máscaras de la Ópera de Pekín son en sí mismas un arte de hermosos colores y diseños, lo que permite apreciarlas como objetos estéticos. Por ejemplo el modelo facial en la Ópera de Pekín para representar a Zhang Fei, un personaje heroico del periodo de los Tres Reinos (220-280), tiene forma de mariposa: una obra maestra que combina perfectamente la personalidad, por un lado, y el efecto artístico, por otro. La enigmática belleza del color de las máscaras y sus diferentes diseños añaden atractivo al espectáculo que se desarrolla en escena. Muchas artes tradicionales chinas (p.e.: cometas, figuras de pasta y arcilla, alfombras, tapices, carteles, anuncios y moda) adoptan las máscaras de la Ópera de Pekín como motivos para sus diseños.

    Top