• +86 773 2303067


Guía de viaje a Xiamen: Olas de la isla Gulangyu

    La Isla de Gulangyu, viaje XiamenXiamen es una pequeña isla soleada que se localiza en el área costera de Fujian y que se encuentra rodeada por tres lados por el continente. Esta es una ciudad muy especial que se conoce por su paisaje natural, deportes marinos y arquitectura antigua. Aunque es muy pequeña, no parece que aquí falte nada. Es tranquila y limpia, y el cielo siempre está despejado. El tiempo en Fujian es agradablemente calido con una temperatura moderada, e incluso en invierno, durante el dia el promedio de temperatura es 20°C. Turistas y locales disfrutan por igual al caminar por entre las calles y edificios, y admirar la belleza de la ciudad que es cálida y hospitalaria.

    Lo que pueden hacer en Viajes Xiamen

    El viaje y el ocio en Xiamen son inseparables de la isla Gulangyu, que es el núcleo de la industria turística de la ciudad. En la isla existen varias construcciones de la dinastía Qing muy bien conservadas, como la Residencia del Doctor Huang y la Residencia Lianshishan. También hay un grupo de construcciones al estilo clásico europeo, entre las que se incluyen firmas comerciales, mansiones, iglesias, villas, escuelas y sedes de consulados. Algunos de los diseños de estos, tienen su origen en Europa. Por ejemplo, la iglesia católica en la calle Lujiao es una catedral gótica típica como las que se construyeron en la Edad Media en Europa. Después de llegar a esta pintoresca isla, uno se siente como si se adentrara en un paraíso cuando camina entre estos inmuebles clásicos. En las esquinas de las sinuosas callejuelas en la isla Gulangyu, nos topamos con la vista panorámica de la costa marina. La isla es apacible, y los vehículos de motor son escasos, excepto los ocasionales autobuses de turistas. Ellos son libres de aventurarse en cada esquina de la isla, disfrutar de las hermosas casas con patio antiguas y experimentar el ritmo lento de la isla.

    La Isla musical, buenos aires y zonas antiguas de la ciudad

    En la oscuridad de la noche, Xiamen destila un dulce encanto. Los residentes locales se deleitan con un paseo por la costa después de la cena. Las vías están iluminadas por el cálido brillo de las lámparas de las calles, y entre los sonidos de las suaves olas en las orillas, a menudo se disfruta de la exquisita música de los pianos de las casas cercanas a la costa. La estrecha relación entre la isla Gulangyu y la música, que se atribuye a los pintorescos alrededores de la isla, se remonta a la antigüedad. Parece que las personas de Xiamen, adoran el sonido del piano, y muchos poseen pianos de su propiedad. Por tanto, a Xiamen tambien se la conoce como "La isla musical". En cierta forma, el lugar recuerda a Shanghái, sobre todo cuando se escuchan los sonidos de los transbordadores en los canales, pero las orillas no están tan iluminadas como las del río Huangpu.

    La calidad del aire de Xiamen es muy buena. Quienes vienen por cuestiones de negocio y llegan a la ciudad, por lo general quedan impresionados por su aire limpio y vivificante. Los habitantes de la localidad son famosos por disfrutar del té y del arte asociado a la cultura del té, la cual posee una larga historia en el lugar. Esto probablemente se le atribuya al agradable entorno y al estilo de vida ocioso de la ciudad insular. Como está limpia y bien cuidada, los residentes pueden disfrutar del té en los exteriores, algo que se ha convertido en una parte indispensable de sus vidas. Aunque existen muchas casas de té en la ciudad, sus clientes habituales son los extranjeros y las personas de negocio que se encuentran de visita. Los residentes locales tienden a disfrutar del té en casa, en compañía de amigos y vecinos. A quienes acudan a este sitio, les parecerá singular ver a las personas reunidas fuera de sus casas disfrutando del té, relajadas, y hablando toda la noche.

    La zona antigua de la ciudad, con calles como Zhongshan, Zhenhai y Dashengli, resumen el carácter y el estilo de reunión de Xiamen. Zhongshan es la calle más transitada de todas. Aunque no es muy extensa, reúne más de diez tiendas especializadas en hojas de té. Las calles vecinas, Zhenhai y Dashengli, también se han convertido en arterias comerciales. Incluso así, los negocios se llevan a un ritmo lento. Los vendedores son agradables y cálidos; ellos no se apresuran a ofrecer sus mercancías ni presionan a los clientes a comprarlas.

    En la zona antigua se encuentran muchas edificaciones clásicas. Las del área del Museo de Xiamen no solo son viejas, sino que la distancia entre las casas es muy estrecha. Se puede estirar la mano y tocar el parapeto de la casa de enfrente. En estas calles, también se verá a los grupos de residentes locales sentados fuera de sus casas, que disfrutan del té y conversan con sus amigos.

    Top