• +86 773 2303067


Guía viaje a Shenyang: fusión de historia e industria

    Guia Shenyang-2

    SHENYANG es la capital de la provincia de Liaoning y la capital no oficial de todo el noreste. También es un importante centro financiero y enclave ferroviario. 

    Shenyang es la mayor ciudad en el noreste de China, y es una importante zona industrial y ciudad histórica. En 1625, Nurhachi, el líder manchuriano fundador de la dinastía Qing de China, trasladó su capital a Shenyang. En 1636, el emperador Huangtaiji (Abahai) consolidó la dinastía Qing en esta ciudad. En 1644, las tropas Qing cruzaron el Paso Shanhai y la capital de la dinastía Qing quedó reubicada en Pekín, mientras que Shenyang pasó a ser una capital provisional. Los vestigios culturares de los manchurianos se volvieron de esta manera rasgos importantes de Shenyang. Un ejemplo lo constituye el Palacio Impe rial de Shenyang. Entre las obras de arquitectura imperial existentes en China, este palacio secunda a la Ciudad Prohibida de Pekín, en términos de escala y niveles de conservación. El Palacio Imperial de Shenyang sobresale del diseño típico de un palacio chino tradicional puesto que su diseño se tomó de una tienda manchú y su rica atmósfera cultural nómada. Por ejemplo, el dormitorio del emperador y la emperatriz está construido a un nivel más alto que el salón principal del palacio. Esto es un reflejo de un hábito de vida de los manchurianos como nómadas puesto que se elegía un terreno más alto para establecer las viviendas. Además de este rasgo, el Salón Dazhen, el local principal donde se colocaba el trono del emperador, se encontraba al este del palacio, y es una sala enorme que recuerda a un pabellón. La habitación está lujosamente amueblada y presenta una decoración muy elaborada; solía ser la oficina del emperador y también se utilizaba como salón de ceremonias. Hay 10 salas más pequeñas al estilo pabellón a ambos lados del Salón Dazheng, y eran las oficinas de los oficiales de la corte. Distribuidos en forma de un cóndor en vuelo y organizados en un eje en dirección norte-sur, estos 11 pabellones personifican las 11 tiendas manchurianas. Estas representaban la evolución cultural de la tribu nómada, de un pueblo que constantemente migraba en busca de terrenos de pasto a una vida sedentaria permanente.


    La principal estructura del Palacio Imperial de Shen- yang se construyó parcialmente en 1625. Durante el período de la dinastía Qing, los emperadores Kangxi, Yongzheng y Qianlong le realizaron construcciones adicionales y renovaciones. Como resultado, el palacio imperial incluyó los estilos arquitectónicos del pueblo Han, de los manchurianos, mongoles, musulmanes y tibetanos.
    En julio de 2004, el Palacio Imperial de Shenyang se convirtió en Patrimonio Mundial de la UNESCO. Al mismo tiempo, el mausoleo del emperador Nurhachi y su emperatriz Xiaoci, conocida como Fu Ling, y el mausoleo del emperador Huangtaiji y su emperatriz Ruiwen, conocida como Zhao Ling, también fueron incluidos entre los sitios de Patrimonio Mundial de la UNESCO. Con el prestigioso estatus conferido al legado cultural del pueblo manchó, Shenyang se convirtió en la única ciudad en China descrita como la "ciudad de la cultura Qing".

    El Palacio Imperial de Shenyang y los dos mausoleos imperiales son fuentes importantes donde muchos investigadores comienzan su estudio de la cultura de la dinastía Qing. Investigadores de todo el mundo la visitan con frecuencia. Los visitantes extranjeros no solo encuentran valiosos y auténticos los objetos Qing que ayudan en sus investigaciones y estudios, sino que también descubren un rasgo significativo de la ciudad, o sea, la cultura industrial. 

    Desde los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, Shenyang es la base de la industria pesada de China. Fue en este lugar donde se diseñó y fabricó el primer jet de combate, la aeronave de entrenamiento para asalto terrestre, al igual que el primer misil tierra-aire en el país. Además, Shenyang posee la experiencia de producir las piezas de repuesto más sofisticadas del mundo para aviones civiles y los robots más hábiles.

    La industrialización le ha dado a Shenyang su cultura e infraestructura. Hace una década, la mitad de la ciudad estaba salpicada con las chimeneas de las fábricas que se encontraban muy cerca unas de otras. En ellas se fabricaban las máquinas que abastecían las diferentes industrias de China. Las oportunidades de empleo en estos estados industriales eran vastas, y cada día, se podía ver decenas de trabajadores de las fábricas en sus bicicletas que salían o entraban a trabajar, lo cual creaba una imagen muy dinámica de la ciudad.
    Hoy en día estas escenas ya no pueden observarse en la zona. Las fábricas de más de medio siglo de antigüedad quedaron fuera de servicio, y permanecen como testigos de la historia y el desarrollo de la ciudad. Se han convertido en sitios históricos que los visitantes planifican en sus recorridos por Shenyang, y ocupan un lugar indispensable en la historia cultural de la urbe.
    En años recientes, dejó de ser una ciudad industrial tradicional y se transformó en una ciudad ecológica. En 2006, fue la exitosa sede de una exposición hortícola internacional. La escala de la muestra fue asombrosa, y posee el récord de ser la mayor del mundo en cuanto al tamaño y la variedad. Su área total es de 5,3 kilómetros y comprende 100 jardines panorámicos. Exhibe jardines tradicionales chinos, así como otros enriquecidos con estilos internacionales. En la exposición se incluían especies raras de plantas.

    El auténtico apogeo de la ciudad tuvo lugar a principios del siglo XVII. La ciudad (entonces conocida como Mukden) fue declarada primera capital del imperio Manchú por Nurhaci. El emperador murió en 1626,cuando su palacio estaba todavía por finalizar, y fue sucedido por su octavo hijo, Abahai, quien consolidó y amplió la influencia manchú por todo el norte del país. Cuando los manchúes derrotaron a los Ming, se trasladaron a Beijing en 1644, y establecieron la dinastía Qing. Shenyang se convirtió en un centro de poder secundario, y su importancia fue menguando paulatinamente. La urbe inició su actual trayectoria moderna e industrial con la llegada de los rusos durante el siglo XIX, quienes la convirtieron en el centro de su programa ferroviario. A pesar de toda esta apasionante historia, Shenyang no ha hecho muchos esfuerzos por exhibir su pasado adecuadamente (a diferencia de las otras ciudades de la provincia, Dalian y Dandong) y lo cierto es que la ciudad no invita a detenerse más que para una breve parada en el camino.

     

    Top