• +86 773 2303067


Viaje a Quanzhou: Navegar por la ruta marítima de la seda

    Mujer hui'an ocupada con su faena diaria, viaje a QuanzhouQuanzhou está situada al sureste de la provincia de Fujian, y posee una línea costera que se extiende por 427 kilómetros. También tiene un atural profundo y amplio que es apropiado para el fondeo de grandes barcos. En el pasado, en Quanzhou se embarcaban artículos como la seda y la porcelana, y se transportaban por el océano índico a la región del golfo Pérsico. Al ser un importante puerto que enlaza China con Asia, África, Europa y América, Quanzhou es una ciudad vibrante y próspera.

    El elevado volumen de comercio en esta provocó el influjo de personas de diversas naciones y etnias. Los chinos Han de las Llanuras Centrales eran el grupo dominante de inmigrantes en la región, y los responsables del desarrollo de las herramientas de producción y técnicas de construcción naval que le permitieron a Quanzhou atraer el comercio mundial marítimo. A mediados de la dinastía Tang (618-907), la ruta marítima de la seda era la principal ruta de exportación de la seda de China.

    Urbe de intercambios culturales y históricos

    Durante las dinastías Song y Yuan, este puerto era muy importante en el mundo. Aquí, las personas de diferentes nacionalidades se reunían a comerciar. Entre los artículos que se negociaban se encontraban especias, joyería, seda y porcelana. Las naves de comercio, al igual que los mensajeros reales que llegaban a China a pagar tributo, hacían escala primero en este gran puerto. A finales de la dinastía Song del Norte (960-1127), los funcionarios del gobierno se establecieron en Quanzhou para recibir a sus diplomáticos extranjeros. Al sur de la ciudad, los comerciantes foráneos crearon un asentamiento que sería conocido entre los locales como "La calle de los extranjeros".

    En la dinastía Yuan, Quanzhou llegó a convertirse en el puerto más importante de China. En esa época, más de cien países en el mundo tenían vínculos comerciales con la ciudad. En su mayoría, estos estrechos vínculos eran con el sureste,sur y oeste de Asia, África y Europa. Los buques comerciales no solo transportaban productos de China al sureste de Asia, también introdujeron en la región las técnicas de producir seda y porcelana, el calendario egipcio, las especias de la India, hierbas, joyería, diamantes y toda clase de vida salvaje y exótica. En esa época, cada barco podía transportar generalmente una carga promedio de doscientas a trescientas toneladas de peso. A juzgar por la escala de los buques, era un espectáculo impresionante observarlos cuando partían al mar abierto. Sin embargo, se producían incidentes si estaban sobrecargados, lo que provocaba que se hundieran incluso antes de que zarparan al océano. En la actualidad, hay cientos de naves sumergidas en el mar cerca del puerto que contienen porcelana de las dinastías Song, Yuan, Ming y Qing.

    Al igual que otras ciudades portuarias, Quanzhou era una urbe de intercambios culturales y conserva muchos sitios históricos, entre los que se incluyen los puentes que se construyeron gracias a los muelles, como el primer puente de suspensión de piedra, el Puente Luoyang. Este es el primer puente del mundo que combinó la lucidez de la biología y la ingeniería. El Puente Luoyang tiene forma de balsa -también el primero en el mundo- y el método empleado para reforzar su base es el cultivo de ostras sobre dicha base. Otro puente en la ciudad es el Puente Anping, que fue el puente de suspensión más largo de la antigüedad. Su longitud es de 2.250 metros, y conecta el puerto y la costa, lo que facilita el transporte de pasajeros y bienes entre las dos regiones. Otras construcciones en la antigua Quanzhou muestran la fusión de la cultura China y las extranjeras. Por ejemplo, el Templo Qingjing de Quanzhou es una mezquita islámica. Esta posee una bóveda redonda en forma de cúpula, y una puerta típica de arco que posee una gran influencia árabe, mientras que en la minuciosa estructura abundan los rasgos arquitectónicos chinos antiguos. Comerciantes de todo el mundo, de diferentes credos religiosos, dejaron una herencia vanada en la ciudad. La UNESCO también le ha concedido a Quanzhou el estatus de "Centro de Exhibición Multicultural del Mundo" y de "Museo de las Religiones del Mundo"

    Su patrimonio religioso se atribuye al desarrollo del comercio marítimo. También tuvo que ver con la adoración del dios del mar por parte de los marineros de Quanzhou. Usualmente, estas personas rezaban por un viento marino favorable en el Templo Yanfu, que se ubica al pie de la colina Jiuri en el distrito rural oeste de la ciudad. También rogaban por la seguridad de los comerciantes a bordo de las embarcaciones y un retomo a salvo. Además se adoraba a la diosa del mar, Mazu. Debido a la ubicación geográfica de Quanzhou y de su fuerte influencia como puerto, se convirtió en el centro de difusión del culto a Mazu, que tuvo un efecto de largo alcance sobre los chinos en todo el mundo. Cuando rezaban por su seguridad y por el viento favorable, los devotos esculpían sus oraciones sobre las rocas a lo largo de la costa. En nuestros días, estas rocas son una valiosa herencia de la dudad, y constituyen un registro auténtico del comercio marino entre Quanzhou y el mundo. Ellas son la evidencia del comercio marítimo antiguo de China y constituyen señalizaciones de la ruta marítima de la seda.

    Top