• +86 773 2303067


Guía Hong Kong - Ciudad de diversas Culturas

    guía de viaje hongkong

    Hong Kong se encuentra estrechamente vinculada con el resto de China. En nuestros días se ha producido un incremento de las interacciones entre las dos regiones, en cuanto a economía, cultura y vida cotidiana. En el aspecto económico, Hong Kong y China han mantenido una estrecha y cercana relación. Una gran parte de la industria manufacturera ha reubicado sus operaciones en China. A la vez, la industria de los servicios le brinda su apoyo al proporcionar un amplio rango de ofertas en las áreas de inversión y comercio. También se produce un flujo masivo de empresas de toda China que invierten en el mercado de acciones de Hong Kong, lo que promueve a su vez el desarrollo de los mercados financieros y de valores de la ciudad. Esta también actúa como intermediaria entre el resto de China con los mercados extranjeros para obtener fondos, ayuda técnica y sistemas de administración. En el aspecto cultural, Hong Kong ha creado en la industria del entretenimiento más de 100 celebridades de clase mundial. Esos artistas no solo han creado una de las industrias del entretenimiento más suntuosas del mundo, sobre todo en cine y música, también se encuentran a la vanguardia del mundo en cuanto a las tendencias de la moda. Ellos son el puente que facilita el intercambio de las tendencias de la moda internacional, y la cultura en general entre China y el mundo.


    Los tranvías comenzaron a funcionar en Hong Kong en 1903. Actualmente es común verlos en las calles de la ciudad, y todavía siguen las mismas rutas que cuando comenzaron. Cada día, los tranvías trasladan a los residentes locales y a los turistas por los lugares más concurridos de Hong Kong como Central, Wanchai y el Canseway Bay. Los coches de tranvía son auténticos y poseen ese aire histórico, idénticos a como lucieron en el pasado. Los volantes de dirección, las ventanas, las puertas, los asientos y escalones de los tranvías todos son de madera. Aunque sus colores se han desteñido, los coches se conservan limpios y macizos. Además de los tranvías, todavía se encuentra en servicio el transbordador Star, que zarpó por primera vez en 1898 y presta servicio en el puerto Victoria entre Hong Kong y Kowloon. Cada día, realiza más de 400 viajes en los que transporta pasajeros. Viajar en el transbordador es como viajar en la historia, y ocurre lo mismo que en la ciudad: una fusión de lo antiguo y lo más moderno.

    La ciudad ocupa una superficie de 1.104 kilometros cuadrados (alrededor de 426 millas). El territorio de Hong Kong comprende una península con una forma irregular, contigua al delta del río Perla al oeste, y un cierto número de islas a poca distancia de la costa, que comprenden en total más de 1.000 km2. La mayor parte de esta área, es decir, la parte norte de la península así como la mayoría de las islas, es semirrural y se la conoce como los New Territories (Nuevos Territorios); ésta fue la tierra cedida a los británicos durante 99 años en 1898. La parte sur de la península, conocida como Kowloon, y la isla inmediatamente al sur de ese lugar, la isla de Hong Kong, son las principales zonas urbanas de Hong Kong. Se cedieron a Gran Bretaña a perpetuidad, aunque el Gobierno británico, en 1984, no vio más alternativa que estar de acuerdo en devolver todo el territorio sin divisiones. De modo que, desde la medianoche del 30 de junio de 1997, se convirtió en la Región Administrativa Especial de Hong Kong de la República Popular China.

    La isla de Hong Kong no sólo ofrece rastros de la antigua colonia, desde lugares con nombres ingleses hasta viejos tranvías que circulan con esfuerzo a lo largo de la costa, sino también magnífica arquitectura moderna y estrambóticas vistas de la ciudad, con sus torres de edificios manteniéndose en equilibrio de un modo casi imposible sobre las pendientes, así como inesperadas oportunidades para hacer excursiones e incluso para el baño en las encantadoras playas de su costa sur. Kowloon, y en particular su extremo más meridional, Tsimshatsui, es donde acaba alojándose la mayoría de los turistas. No sólo es el núcleo con un alojamiento más económico en Hong Kong, sino también la zona más cosmopolita, quizá, de cualquier ciudad china, con una sustancial población de inmigrantes del subcontinente indio. Y como principal trampa turística del territorio, ostenta más comercios por Calle comercial en Kowloon, guia de Turismo y Compraskm2 que cualquier otro lugar del mundo, con una gran variedad de productos (sin embargo, no necesariamente a precios razonables). Al norte de Tsimshatsui, Kowloon se extiende hasta los Nuevos Territorios, un área de lugares llamados Nuevas Poblaciones así como de antiguos pueblos, playas recogidas y tranquilidad rural. Además, están las islas cercanas a la costa, que bien merecen una visita por sus restaurantes de pescado, paisaje y, aunque sólo sea por eso, por la experiencia de viajar entre los traqueteos de los transbordadores interinsulares. Las islas de Lamma y Lantau, en particular, ofrecen un contraste extraordinariamente rural y libre de tráfico respecto al bullicio del centro de Hong Kong.

    A algunos visitantes les desagrada de Hong Kong la vida ajetreada, el materialismo extremo y la obsesión por comprar y por las marcas. Como en muchas ciudades occidentales, la gente del lugar es reservada con los extranjeros, y el centro de la ciudad, con sus monumentales y perpetuos proyectos de ingeniería (otra cosa que no ha cambiado con la devolución), no es, en verdad, un lugar para recuperarse de un dolor de cabeza. Por otra parte, resulta difícil no disfrutar con la energía en estado puro de su vida exterior y comercial, que persiste a pesar de las incertidumbres sobre el futuro de la ciudad a largo plazo.

     

     

     

     

    Top