• +86 773 2303067


Templo Puning

    Templo Puning

    Templo Puning (Templo de la Paz Universal) es imprescindible, aunque sólo sea por la estatua de Guanyin, la diosa de la Misericordia, la mayor estatua de madera del mundo. Es el único templo en funcionamiento en Chengde, con monjes mongoles de cabeza rapada sirviendo en los altares y puestos de baratijas, aunque el ambiente no es especialmente espiritual; siempre está lleno de ruidos de excursionistas de 1 día, algunos de los cuales parecen tomarse libertades indignantes, a juzgar por el cartel que indica «No disparar a los pájaros en la zona del templo». Puning Si fue construido en 1755 para conmemorar la victoria del gobierno Qing sobre los rebeldes mongoles en Junggar, en el noroeste de China, y está basado en el templo tibetano más antiguo, Samye. Al igual que los edificios tibetanos tradicionales, se encuentra en la ladera de una montaña, encarado al sur, aunque el trazado de la parte delantera es típicamente Han, con un vestíbulo de entrada, pabellones estelados, una torre con campana y tambor, un Salón de los Reyes Celestiales y el Salón Mahavira. La estatua de un monje gordo y sonriente que sujeta un saco en el Salón de los Reyes Celestiales es Qi Ci, un personaje del siglo x, de carácter jovial, que se cree que es una reencarnación de Buda. Cuatro llamativos devarajas (demonios guardianes) miran hacia abajo, hacia el viajero, con los globos de los ojos sobresaliendo de los nichos. En el Salón del Oeste hay estatuas de Buda Manjusri, Avalokiteshvara y Samantabhadra. En el Salón del Este, la estatua central, flanqueada por arhats, representa a Ji Gong, un monje de la dinastía Song que fue apodado Ji el Loco por comer carne y estar casi siempre borracho, pero que era muy respetado por su afabilidad con los pobres.

    La parte trasera del templo, separada de la delantera por una valla, comprende 27 habitaciones de estilo tibetano, dispuestas simétricamente, con el Salón Mahayana en el centro. Algunos de los edificios son sólidos, con puertas falsas, lo que sugiere que los arquitectos originales estaban más preocupados por la apariencia que por la funcionalidad. El propio salón está dominado por la terrorífica estatua de Guanyin, de madera y de 23 m de alto (Avalokiteshvara en tibetano). Tiene 44 brazos, con un ojo en el centro de cada palma, y tres ojos en la cara que simbolizan su capacidad de ver el pasado, el presente y el futuro. El Salón cuenta con dos entradas en lo alto, y merece la pena ver la estatua desde esos miradores superiores, pues desde ellos se ven detalles nuevos, como el ojo hundido en su ombligo, y el pequeño Buda sentado en lo alto de su cabeza.

    El día decimotercero del primer mes lunar (en enero) los monjes observan el ritual de «cazar el fantasma», durante el cual un fantasma hecho de pasta se sitúa en una percha de hierro mientras los monjes, vestidos de blanco, danzan a su alrededor; después, lo dividen en pedazos y lo queman. Se cree que el ritual es en honor de un budista tibetano del siglo K, Lhalung Oaldor, que asesinó al rey porque había ordenado la destrucción de los templos, libros y sacerdotes budistas tibetanos. El astuto monje entró en palacio en un caballo blanco teñido de negro, con un traje blanco forrado en negro. Tras matar al rey, lavó el caballo y le dio la vuelta al traje, con lo que evitó su captura, pues los guardias no le reconocieron.

     

    Top