• +86 773 2303067


Residencia de Montaña

    Residencia de Montaña, rodeada por una muralla de 10 km, ocupa el tercio norte del área de la ciudad, y es más grande que el Palacio de Verano de Beijing. Aquí, en los meses de verano, los emperadores Qing vivían, daban fiestas, cazaban y, ocasionalmente, trataban asuntos de estado. Los edificios palaciegos, nada más pasar la entrada principal, son curiosos para la China imperial, pues son bajos, de madera y sin pintar; sencillos, pero elegantes, en contraste con la opulencia y grandiosidad de los palacios de Beijing. Se dice que el emperador Kangxi quería que el complejo imitase a un pueblo de Manchuria, para mostrar su desdén por la fama y la riqueza, aunque con 120 habitaciones y varios miles de sirvientes no vivía exactamente con dificultades. El mismo principio de naturalidad idealizada dirigió el diseño del parque. Con sus senderos ondulantes y los arroyos, roquedales y colinas, es una recreación en fantasía de los terrenos toscos del norte y los bellos lugares del sur de China, que los emperadores habrían visto en sus visitas de inspección. En su conjunto, es un intento de combinar agua, edificaciones y plantas en graciosa armonía. Lord Macartney, que lo visitó en 1793, observó la similitud con la «suave belleza» de un parque señorial inglés de estilo romántico.

    La puerta principal está en la muralla sur, saliendo de Lizhengmen Dajie, pero también es posible entrar a medio camino por el lado este. Visitar todo el parque y sus edificaciones llevan al menos 1 día, y se recomienda comenzar temprano. Es más agradable a primera hora, cuando se sitúa en el exterior de la puerta un mercado de verduras, y las personas mayores practican tai chi o juegan Go junto al palacio. El parque, simplemente, es demasiado grande como para llenarse y, si se dirige hacia el norte los lagos pasados, es posible que se encuentre solo.

    EL PALACIO

    La zona palaciega, dentro de la Residencia de Montaña, hacia el oeste de la entrada principal, está construida en una pendiente, orientada al sur, y formada por cuatro grupos de construcciones de madera oscura sobre un área de 100.000 metros cuadrados. El primer grupo, el que está más al sur, es el Palacio Delantero, donde los emperadores vivían y trabajaban, y es el más interesante, pues muchas de las habitaciones han sido restauradas hasta conseguir su completa elegancia Qing, adornadas con preciosos muebles y ornamentos. Incluso los objetos de la vida cotidiana son impresionantes: cepillos y tinteros sobre las mesas, moscas de adorno que sobrevuelan los brazos de las sillas y pequeños árboles de jade en las estanterías. Otras salas de la casa muestran cerámicas, libros y un exótico armamento de artes marciales. Los emperadores Qing eran buenos calígrafos, y en todo el palacio pueden verse ejemplos de sus obras.

    En este grupo hay veintiséis edificaciones, situadas de sur a norte en nueve conjuntos sucesivos que corresponden a los nueve niveles del cielo. La puerta principal, o Lizhengmen, conduce dentro de Wumen Exterior, donde los oficiales de alto rango esperaban oír un simple tañido de una gran campaña que indicaba que el emperador estaba preparado para recibirles. Al lado está Wumen Interior, donde el emperador observaba a sus oficiales practicar el tiro con arco. Directamente detrás, el Salón de la Frugalidad y la Sinceridad es una sala oscura, bien amueblada, hecha de madera de cedro importada, con gran coste, desde el sur del Yantzi por Qianlong, que no tenía los escrúpulos de su abuelo Kangxi respecto al consumo ostentoso. Cuenta con nueve naves y termina en un techo curvo. Los dibujos de las paredes incluyen símbolos de longevidad y buena suerte. Detrás, el Estudio de los Cuatro Conocimientos era donde el emperador realizaba su trabajo ordinario, se cambiaba de ropa y descansaba. Un pergamino vertical en la pared muestra los cuatro conocimientos que se requieren en un caballero, como se describe en los clásicos chinos: debe ser consciente de lo que es pequeño, obvio, suave y fuerte. Está amueblada de forma más espartana, un poco más íntima y menos imponente que las otras salas.

    El edificio principal en el Palacio Trasero es el Salón de las Nieblas y Olas Refrescantes, la zona de vivienda de la familia imperial, donde el emperador Xian-feng firmó el humillante Tratado de Beijing en la década de 1850, con el que se perdió parte de la soberanía y territorio de China tras la derrota en la Segunda Guerra del Opio. Los Apartamentos Occidentales son el lugar donde la notable Cixi, mejor conocida como Emperatriz Dowager, vivió cuando era una de las concubinas de Xianfeng. Una puerta conecta los apartamentos con el salón, y desde aquí fue donde ella escuchó escondida los últimos consejos del agonizante emperador a sus ministros, espionaje que utilizó para conseguir el poder. El patio del Palacio Trasero cuenta con una buena tienda de recuerdos, dentro de una antigua torre budista, a la que se llega subiendo una escalera junto a las rocas.

    Los otros dos complejos son mucho más pequeños. La Residencia de los Pinos y las Grullas, un grupo de edificios paralelo a la entrada frontal, es una versión más sencilla del Palacio Delantero, hogar de la madre y de las concubinas del emperador. En la Miríada de Valles de Pinos Susurrantes, al norte de aquí, el emperador Kangxi leía libros y concedía audiencias, y Qianlong estudiaba cuando era niño. El grupo de estructuras del suroeste del palacio principal es el Ahgesuo, donde durante el gobierno de Manchuria estudiaban los descendientes masculinos de la familia real; las clases comenzaban a las 5 de la mañana y terminaban a las 12. Se suponía que un chico hablaba manchú a los 6 años, chino a los 11, era capaz de manejar un arco a los 14 y se casaba a los 16.

    LOS LAGOS, LLANURAS Y COUNAS

    La mejor forma de moverse por la zona de los lagos de la Residencia de Montaña —una red de pabellones, puentes, lagos y vías de agua— es alquilar una barca de remos (10 yuanes por hora). La mayor parte de la arquitectura es copia directa de los edificios del sur de China. Al este, la Colina Dorada, un conjunto de edificios agrupados en una pequeña isla, es notable por una construcción y una torre modelada según el Monasterio de la Colina Dorada en Zhenjiang, en la provincia de Jiangsu. La Isla de la Media Noche y los Arroyos Susurrantes, aproximadamente en el centro del lago, alberga un conjunto de tres patios utilizado por Kangxi y Qianlong como retiro, mientras que el conjunto de construcciones, torres y pabellones de la Isla Ruyi, el mayor, era donde Kangxi trataba los asuntos de estado antes de que el palacio estuviera acabado.

    Pasada la zona de los lagos, en el lado oeste del parque se encuentra Wenjinge, o la Biblioteca que Imparte Conocimiento, rodeada de roquedales y estanques para protegerla del fuego. El edificio de tejas grises parece, desde el exterior, de dos pisos, pero en realidad tiene tres: la sección central no tiene ventanas para, de este modo, proteger los libros del sol. Aquí se alberga una interesante colección que incluye Los Cuatro, una enciclopedia de 36.304 volúmenes de la dinastía Qing, pero lamentablemente no está permitida la entrada.

    Una gran extensión de césped se extiende desde el norte de la zona de los lagos hasta las laderas de las montañas, y comprende Wanshun Wan (Jardín de los diez mil árboles) y Shima Da (Caballo que pone a prueba la tierra). Aquí se encuentran auténticas yurtas de la dinastía Qing, la mayor de todas es la de audiencias, donde Qianlong recibía las visitas de los dignatarios de las minorías étnicas.

    La zona montañosa en el noroeste del parque cuenta con unos cuantos valles rocosos, gargantas y barrancos, con algunos alojamientos y pagodas situados con mucho gusto. Los ciervos que solían pastar aquí y que fueron aniquilados por las expediciones de caza imperiales han sido reintroducidos recientemente.

     

    Top