• +86 773 2303067


Ocho Templos del Exterior

    Originariamente, había once templos en las laderas de las montañas alrededor de Chengde, pero dos de ellos han sido destruidos y otros dos están desmoronados. Están construidos en estilos arquitectónicos de diferentes nacionalidades étnicas, con lo que pasearse entre ellos es algo así como visitar un parque temático religioso. No es ese propósito lejano a la intención original, pues fueron construidos por Kangxi y Qianlong no tanto para expresar un sentimiento religioso como para mostrar la magnificencia imperial, y también para hacer que los enviados desde cualquier parte del imperio se sintieran más como en casa. Aunque con diseños variados, todos los templos comparten características lama. Qianlong lo fundó con visión política oportuna para promover el lamaísmo tibetano y mongol como forma de mantener a raya estas minorías problemáticas.

    LOS TEMPLOS DEL NORTE

    Justamente a continuación del límite norte de la Residencia de Montaña, estos cinco templos fueron una vez parte de una cadena de nueve.

    Una de las piezas más importantes de los ocho templos es la encantadora estatua de oro de Guanyin, el Bodhisattva de la Piedad, que se puede ver en el Templo Puning (Templo de la Tranquilidad Universal). Con 22m de altura y 42 brazos, esta estatua es una figura que no se puede olvidar con facilidad. Es recomendable subir a una escalera para contemplar más de cerca al Bodhisattva, una de las estatuas más impresionantes de su clase. El templo fue construido por el Emperador Qianlong para conmemorar su victoria sobre las tribus mongolas y mezcla estilos Han con étnicos tibetanos.

    Templo Xumi Fushou (El Templo de la Felicidad Sumeri y la Longevidad), al sudoeste del Templo Puning, está siendo restaurado, y en su mayor parte está cerrado el público; las zonas abiertas no están en buen estado de conservación. El templo fue construido en 1780 para el sexto Lama Panchen, de triste sino, que vino a Beijing a presentar sus respetos al emperador. Construido en estilo mongol, su pieza central es el Salón de la Grandiosidad y la Solemnidad; su principal característica son los ocho sinuosos dragones de oro, cada uno de los cuales pesa unos 1.000 kg, que aparecen sentados en el techo.

    Y si el viajero no tiene tiempo de pasar al Tíbet durante su estancia en China, debería acercarse a ver Templo Putuo Zongcheng, una réplica del Palacio del Pótala de Lhasa, que se encuentra enmarcada por un fondo de colinas de pinos justo al norte del parque de la Residencia de Montaña.

    Shuxiang Si (Templo de Manjusri), a poca distancia hacia el oeste, es de estilo han, sencillo y nada espectacular y por tal razón, tranquilo. Construido en 1744, consta de torres y pabellones situados en jardines y roquedales en cierto modo demasiado grandes, y es una copia libre de un templo situado en las montañas Wutai en Shanxi. La estatua de Manjusri, el Buda Venshu, en el salón principal, se parece, de forma sospechosa, al propio Qianlong.

    LOS TEMPLOS DEL ESTE

    Los tres templos del este son fácilmente accesibles a partir de una tranquila carretera que pasa por asentamientos polvorientos y laberínticos, a 3 o 4 km del centro urbano. Desde Lizhengmen Lu, cruce a la orilla este del río y diríjase al norte.

    Templo Puren (Templo de la Benevolencia Universal; 2 yuanes) es el primero al que se llega y el más antiguo del complejo. Aunque poco importante desde el punto de vista arquitectónico, contiene algunas esculturas interesantes. Fue construido en 1713 por Kangxi, como señal de respeto a la nobleza mongol que lo visitaba, venida a felicitar al emperador con ocasión de su 60 aniversario. El templo es un conjunto de cuatro patios construido en estilo han, con una puerta y tres salones dispuestos en un eje central, con una torre campanario y tambor. El Salón de la Generosa Sombra de la Nube, el edificio principal, contiene algunas estatuas lacadas en dorado, estilo Ming, de Sakyamuni y sus discípulos. Lo mejor del templo es la colección de arhats, en una sala lateral; llama la atención una imagen casi a tamaño natural de un viejo cuya cara arrugada parece irradiar benevolencia, cargado sobre la espalda de un joven discípulo.

    Templo Pule (Templo de la Felicidad Universal), más al norte, fue construido en 1766 por Qialong como un lugar de culto para los enviados mongoles, y su estilo es una curiosa mezcla de elementos han y lamas. La parte trasera lama, una terraza de tres niveles y salón, con un techo vistosamente cónico y superficies curvas y animadas, roba protagonismo a la arquitectura han, más sobria y cuadrada de la parte delantera. El techo del salón de atrás es una confección de madera y oro que rivaliza con el Templo Celestial de Beijing. En su centro brilla un mandala de Samvara, una deidad tántrica, en forma de cruz. El altar que hay detrás contiene un Buda de la Felicidad, una imagen de cobre de tamaño natural, adecuada para un congreso sexual. Más sexo cósmico se muestra en dos bonitos mandalas que cuelgan en el exterior. En el patio, unas banderas de oración ondean, mientras las ruedas de oración descansan vacías e inmóviles. Al norte del templo sale un camino que lleva a Sledgehammer Rock, y al teleférico.

    Templo Anyuan (Templo de la Pacificación de las Fronteras), el que queda más al norte del grupo, fue construido en 1762 por una tropa de soldados mongoles que fueron trasladados a Chengde por Qianlong. No es ni espectacular ni grande; el patio es demasiado amplio y las salas laterales se están cayendo, y los guardas parecen mirar a los pocos turistas como una molesta interrupción de su relajación diaria. Sin embargo, es un lugar tranquilo para parar si va en bicicleta, con girasoles que surgen entre las losas y se balancean sobre el fondo de muros rojos que se derrumban. El edificio principal del templo, el Salón de la Salvación de Todas las Almas, tiene un techo de tejas negro satinado, y alberga una amenazadora figura dorada de Ksitigarbha, el Buda del Submundo, con nueve cabezas y 34 brazos, que resulta bastante siniestro en la lóbrega oscuridad cubierta de telarañas del salón.

     

    Top