• +86 773 2303067


Ferias de los templos en el viejo Beijing

    Las ferias de los templos en el viejo Beijing solían organizarse alrededor de sus templos más conocidos, cada uno de los cuales poseía su sabor y estilo propios. Visitar las ferias de los templos era una de las principales actividades de entretenimiento en las vidas de los residentes de Beijing. Según unas estadísticas de 1930, existían veinte de ellas, dieciséis en los arrabales y dos en el centro de la ciudad. Las más populares eran la del Templo de la Pagoda Blanca, la del Templo Huguo, la del Templo Longfu, la de la Lamasería Yonghe, la del Templo del Taoísmo Baiyun, la del Templo del Palacio Pantao y la de Changdian.

    La feria del Templo Longfu era la mayor de este tipo en la ciudad. Weng Ouhong (1908-1994), un conocido dramaturgo, la visitaba con frecuencia, y dejó un registro detallado describiendo el espectacular evento:

    "La feria del Templo Longfu comienza justo a las afueras de las calles que llevan a la puerta del templo. En ellas se reúnen todo tipo de tenderetes y puestos que venden mercancías de segunda mano, aves exóticas, perros y gatos de extrañas razas, libros (libros viejos que no se solían ver fuera de la feria) y té. Dentro del templo, hay tres calles. En la del centro se levantan los puestos con productos y comidas corrientes, y escenarios para el entretenimiento, como la de los enarboladotes de banderas, los dúos cómicos (un arte folclórico en el que uno de los actores realiza la mímica mientras que otro, escondido detrás de él, pone la voz y habla o canta), y el pingshu. En la calle oeste hay puestos que ofrecen peces dorados, volantes, repuestos para instrumentos musicales, y guiones de ópera de Pekín. En la calle este, los puestos venden diferentes figuras realizadas con los más variados materiales: piel, harina o madera. Entre ellos, los retratos de siluetas de famosos actores de Ópera de Pekín son completamente realistas."

    Las ferias de los templos eran entretenimientos habituales para la gente corricn te, pues en ellos todo estaba estrechamente relacionados con la vida de cada dia.

    Y sin embargo, las ferias de los templos también iban más allá, pues proporcionaban regocijo físico y goce espiritual a los visitantes, fueran hombres o mujeres, jóvenes o viejos.

    Top