• +86 773 2303067


Las comidas tradicionales de Beijing

    Lo más inolvidable del viejo Beijing, dice la gente, es su comida, la forma de cultura más común y más estrechamente relacionada con el pueblo, con sus sabores locales muy distintivos.
    El restaurante de pato laqueado Quanjude, el más famoso de Beijing, fue fundado por Yang Quanren (fechas desconocidas) en 1866, el quinto año del reinado del emperador Tongzhi (r. 1862-1874). Yang contrató a un célebre cocinero que había trabajado antaño en la corte de los Qing, y juntos crearon el pato laqueado, preparándolo colgando el ave en el interior del homo. Un banquete completo de pato consiste en platos fríos y calientes, sopa incluida, preparados todos con pato.
    Donglaishun es un restaurante musulmán conocido por su cordero en marmita. Su fundador fue Ding Deshan (fechas desconocidas). El cordero aquí es la única opción, y está cortado con mucho cuidado y preparado con todo tipo de condimentos. Además del cordero en marmita, el restaurante sirve también tortas con tiras de cordero, pastel de arroz y raviolis, todos platos populares entre los clientes originarios de las más distintas procedencias.
    Shaguoju es un restaurante que abrió sus puertas por primera vez en el año 1741, el sexto del reinado del emperador Qianlong (r. 1736-1795). Es famoso por tres especialidades: platos fritos de hígado de cerdo o cola de ciervo, estofado de cabeza de cerdo, y tiras de carne preparadas, sencillamente, con agua. Este último plato se puede servir con salsa de soja, aceite de sésamo, ajo picado, salsa picante o cocinándolo con col, vermicelli, gambas secas, champiñones y con un caldo en marmita. Entre otros de sus famosos platos están la marmita tres veces blanca, las albóndigas en marmita, la col macerada estofada, etc.
    Parrillada Ji fue fundado por Ji Decai (fechas desconocidas) en 1848, el vigésimo octavo año del emperador Daoguang de Qing (r. 1821-1850), sirve cordero a la parrilla, utilizando como brasas madera de datileras, pinos y cipreses. Entre el humo y el fuego, los comensales sostienen una copa de alcohol o un pastelillo de semillas de sésamo en una mano y un par de palillos de unos treinta y tres centímetros de largo en la otra. Toman el cordero, que se marina con una mezcla de diferentes tipos de especias y lo colocan sobre una parrilla de hierro, para degustarlo al tiempo que ellos mismos lo preparan. Otro restaurante que sirve parrilladas es La Parrilla de Wan, que sirve ternera en lugar de cordero.
    El restaurante Fangshan abrió sus puertas por primera vez en 1925 de manos de Zhao Renzhai (lechas desconocidas), un antiguo servidor de la corte de Qing. El restaurante está situado en la orilla norte del lago Beihai en Beijing. Los platos están preparados según recetas que se utilizaban en la corte de Qing, y prestan especial atención al color, al aroma, al gusto y a la forma. Ofrecen cerca de cien famosos platos que incluyen caracoles guisados, venado estofado, pollo sofrito, gambas de arhat, etc. El restaurante también sirve aperitivos como pasteles de harina de soja, rollitos con riñones y soja, bollitos de harina de maíz, pastelillos rellenos de carne, todos ellos de un aspecto encantador y atractivo.
    Existe un restaurante de "comida para funcionarios" en Beijing, llamado Cocina de la Familia Tan. Tan Zongjun (1846-1888), el fundador del restaurante, era un miembro de la Academia Imperial de la dinastía Qing. La Cocina de la Familia Tan es especialista en cocina de Guangdong, y ofrece mariscos, caracoles y medusa como estrellas de su menú. El mobiliario del restaurante está fabricado con madera de palo de rosa y el local está decorado con pinturas de artistas famosos.
    La cultura de la comida en el viejo Beijing ha ayudado a crear un atractivo ambiente de placeres mundanos desde siempre. Xiao Qian (1910-1999), un famoso escritor contemporáneo, rememoraba los aperitivos de Beijing: "¿Qué es lo que más echo de menos de Beijing recordando mis años de vagabundear de lugar en lugar? Su bebida de frijol fermentado, los pastelillos de trigo negro, los rollitos de 'burro', la pasta de harina con mijo sazonado preparada con agua caliente y sumergido en un caldero de cobre con agua hirviendo, y las salchichas picantes y fritas." Muchos intelectuales que se desplazaron a Taiwán desde Beijing han seguido sintiendo añoranza y nostalgia, pues echan de menos la comida y los aperitivos de Beijing como el pato laqueado de Quanjude, el cordero a la parrilla, la marmita de cordero, los pastelillos de harina de guisantes y las peras congeladas de las noches frías de invierno.

    Top