• +86 773 2303067


Siluetas de ópera folclórica

    El espectáculo de siluetas es un tipo de ópera folclórica antigua de China, perteneciente a la representación con muñecos, que requiere de escasos medios para su realización, exagerada y vívida imagen así como milagrosa imaginación. Es muy bien acogida por el pueblo chino, porque se caracteriza por su riqueza local y gusto autóctono. Los personajes, utilería teatral, paisajes y otras siluetas son de una peculiar variedad artística mezclada ingeniosamente por la labor artesanal folclórica y el teatro de China.

    La silueta es similar al recorte de papel, pero después de ser esculpida, las manos y pies son conectados por hilos en las coyunturas y pueden actuar con más flexibilidad. La silueta era inicialmente esculpida en papel grueso y después en cuero de asno, vaca o cabra. Este arte consiste en curtir las pieles primero con salitre y pulirlas, para luego cortarlas, darles color, plancharlas y encuadernarlas según el rol y escena en la que aparecen. Al final, el resultado artístico debe ser transparente y flexible. Para elaborar la silueta se usan diversos instrumentos como cuchillas, hojas, limas, taladros y pinchos. La confección de las figurillas comienza por la cabeza y luego se hacen el tronco, piernas, manos, pies y otras partes del cuerpo por separado.

    El modelado de la silueta es vivo, con colores llamativos. Bajo el control de los artesanos y la proyección de la luz sobre la figura se refleja su sombra en la pantalla, donde aparece bailando o ejecutando diversos movimientos al compás de la música y el canto. A fin de adaptar la expresión sobre el telón, la silueta combina abstracción y realismo y hace un tratamiento audaz de los personajes y las escenas, con un estilo plano, artístico, exagerado y dramático. El modelo de las máscaras y las ropas es vivo y natural, exagerado y humorístico, simple y franco, así como fino y tierno. La silueta no sólo puede aplicarse en las representaciones teatrales, sino también para jugar con las manos, e incluso ante las ventanas o paredes, como adornos artísticos. El modelo de la silueta es gracioso y tiene un exquisito sabor nacional que le aporta no solo valor artístico para contemplar, sino también coleccionable.

    La historia de la silueta se remonta al período de la dinastía Han del Oeste. Según la leyenda, durante el régimen del emperador Wen (203 a.e.c.-157 a.e.c.), una dama de la corte jugaba con el príncipe delante de la ventana. Para entretenerse, la joven recortaba unas figurillas con las hojas del quitasol chino, reflejando las sombras en la ventana, lo cual terminó por dar origen al espectáculo de la silueta, que con un sentido más definido empezó a imponerse en la dinastía Song del Norte. En el libro Sueño de la capital este, escrito por Meng Yuanlao de la dinastía Song, se dice que en Bianliang (actual Kaifeng, Henan), capital de la dinastía Song del Norte, abundaban varios "wasi" (lugar de entretenimiento). Entre los ciudadanos prevalecía la balada cantada, pero al mismo tiempo surgió la silueta como forma de "relatar historias". En la dinastía Song del Sur, en Lin'an (hoy Hangzhou, provincia de Zhejiang), se fundó el Club de Pintar el Cuero, una organización dedicada a los espectáculos de siluetas. En el tercer año de Zhengde (año 1508), bajo el régimen del emperador Wuzong, de la dinastía Ming, Beijing celebraba un gran festival de cien dramas, en el que también se presentaban los espectáculos de siluetas. En la dinastía Qing, este tipo de representación experimentó un desarrollo sin precedentes y se hizo muy popular. Los ítems de este arte venían enriqueciéndose y las imágenes eran cada vez más variadas y tenían una escultura más delicada. Durante los festivales y demás celebraciones que tenían lugar en el régimen del emperador Jiaqing (1796-1820), los grupos dedicados a las siluetas llevaron las representaciones a las casas. En aquel entonces los actores de la Ópera de Beijing actuaban en los espectáculos de muñecos por el día y presentaban siluetas por la noche. En la segunda mitad de la dinastía Qing, comenzó a aparecer el maquillaje facial en los personajes sheng (rol masculino), dan (rol femenino), jing (rol con cara pintada), mo (rol masculino mayor) y chou (rol de payaso), aprovechando la experiencia de la Ópera de Beijing.

    La silueta es muy común en el campo del norte, Sichuan, Hubei, Hunan y otras regiones de China. Durante su desarrollo y transformación a largo plazo, el espectáculo de silueta ha propiciado el surgimiento de diferentes escuelas, como las de Shaanxi, Tangshan y Longdong, por citar algunas, cada una de las cuales cuenta con diferentes estilos y fuerte colorido local.

    La historia de la silueta de Shaanxi es muy larga y conserva las huellas de cuentos del folclore. El estilo de la silueta es simple, con una habilidad muy delicada y muchos adornos. Las figuras de esta modalidad son vivas y poderosas. En sus personajes, utilería teatral y escenas aparecen siempre adornos de diferentes diseños, magníficos y simples. Según las características regionales y artísticas, la de Shaanxi puede dividirse en dos facciones con sus propias características: Ruta este y Ruta oeste. La primera posee un estilo delicado, con decoraciones organizadas. La segunda es poderosa y simple, con figurillas más altas que la anterior.

    En el período Wanli, de la dinastía Ming (1573-1619), un hombre poco apreciado de Hebei, llamado Huang Suzhi, después de su fracaso en los exámenes, creó la Silueta de Tangshan, una importante filial, aprovechando los libros que había leído, los cuales le ofrecieron la información necesaria para sus guiones. Además, este hombre, experto en dibujo y escultura, transformaba sus argumentos en varias figurillas delicadas. Los personajes de la silueta de Tangshan son pequeños, con estilos exagerados y diversa decoración. El tronco se divide en 6 partes, conectadas por un alambre de hierro e hilo de seda, que permiten ejecutar movimientos con flexibilidad. Debido a que las figurillas y utilerías teatrales son elaboradas con cuero de burro, la Silueta de Tangshan también se denomina "Silueta de cuero de burro".

    La Silueta Longdong de Gansu era ya muy prevaleciente en las dinastías Ming y Qing. En ella se utiliza siempre una forma exagerada. Por eso, las figurillas son de cabeza grande, cuerpo pequeño y largos brazos que llegan más allá de las rodillas. En la confección de sus personajes se emplean materiales como el cuero de novillo con pelo negro, que es fino, firme, flexible y resistente, además de poseer un color negro traslúcido. Primero se dibuja el manuscrito levemente en la piel, para grabarlo con distintos tipos de cuchillas. Después, se tiñe con un color transparente de agua, sin mezclar ningún color, por lo que adquiere un color brillante con una fuerte comparación. Tras sacarse del agua, se somete al planchado, el paso más difícil. Una vez se compone está listo para salir a escena.

    Top