• +86 773 2303067


Artesanías de las dinastías Qin y Han

    En las dinastías Qin y Han, se logró fundar y consolidar un país unido de monarquía feudal centralizada y múltiples etnias. El régimen político de poder centralizado requería una norma unificada y gran magnitud, lo que se refleja en sus obras mundialmente conocidas, como la Gran Muralla, la tumba del primer emperador, Qin Shihuang, y los guerreros y caballos de terracota.

    Las artesanías de este periodo fueron gestionadas por el Gobierno y los individuos. La primera, de gran escala, sectores numerosos, minuciosa división del trabajo, perfecta gestión y abundantes fondos, satisfacía principalmente las demandas de la familia real, los nobles, los gobiernos de distintos niveles y el Ejército; La segunda era un componente importante de la economía natural autosuficiente de la sociedad agrícola, a saber, el modo en que los hombres cultivan la tierra y las mujeres tejen las telas.
    En la dinastía Qin (221 a.e.c. - 206 a.e.c.) las artesanías administradas por el Gobierno incluían la minería, fundición, armas, carruajes, herramientas, objetos de laca y alfarería. El Gobierno, desde el nivel central hasta el local, estableció instituciones administrativas de artesanías de gran magnitud. Durante el período de Qin y Han, la industria de la fundición del hierro consiguió un gran desarrollo. Con la aplicación de la tecnología de forjar varias veces el acero bien calentado, mejoraron considerablemente las herramientas agrícolas y las armas, promoviendo así la producción social. En la primera etapa de la dinastía Qin, los funcionarios eran honestos y rectos y la gente sencilla y honrada, lo que influyó en las artesanías, que estaban enfocadas en el uso práctico y las formas simples. Como la dinastía Qin duró solo 15 años, no dejó para la posteridad muchas obras manuales. La mayoría de las existentes son objetos de bronce, laca y cerámica.

    En la dinastía Han aumentó la variedad de artículos artesanales y se realizaron innovaciones artísticas, técnicas y materiales, logrando la unidad entre el valor práctico y el estético y otorgando múltiples funciones a un mismo objeto. Por ejemplo, la lámpara de cobre no sólo era muy útil, sino que también podía ser un adorno, y el estuche de laca, de diseño ingenioso, permitía aprovechar plenamente su espacio interior. El sector textil fue de gran importancia en este periodo, en el que miles de artesanos trabajaron en los telares operados por el Gobierno. Los productos textiles desenterrados en la localidad de Mawangdui, de la ciudad de Changsha, en la provincia de Hunan, representan el alto nivel de la artesanía textil de la dinastía Han del Oeste (206 a.e.c.-25) por su gran variedad y exquisita confección. Linzi (provincia de Shandong), Chenliu (Henan) y Xiangyi (Hubei) eran conocidos productores de textiles de aquel entonces.

    Han. Dioses en las cuatro direcciones:
    Los Cuatro dioses eran originalmente animales legendarios que la gente adoraba desde tiemposremotos. Su origen tenía mucho que ver con la veneración de los astros, dado que la gentecontemplaba el cielo estrellado, y terminó dividiendo las estrellas en varios grupos. Este es unfenómeno común en el mundo en la historia de la astronomía. Los antepasados chinos otorgaron la imagen del dragón (qinglong) a las estrellas del este, la del tigre (baihu) a las del oeste,la de las aves(zhuque) a las del sur y la de la tortuga y la serpiente (xuanwu) a las del norte, y los consideraron los cuatro dioses que guardan el palacio celestial, por lo que tienen un sentido auspicioso y protector. En la antigüedad, entre los ornamentos de los palacios estaban siempre presentes los Cuatro dioses.

    Los ornamentos artesanales de la dinastía Han solían tomar la vida real y la producción como sus temas centrales, por ejemplo los banquetes, las danzas y la música, la caza, la guerra, la siembra, las cosechas, la fundición, etc. Debido a la tendencia de la dinastía Han a convertir el confucianismo en una religión, el auge de la creencia mística combinada con la adivinación y la popularización de los funerales lujosos, se pusieron de moda los temas ornamentales de la ascensión al cielo y la inmortalidad, los signos de buen augurio y la superstición y los dioses en las cuatro direcciones. Los ornamentos generalmente adoptaban la técnica de silueta plana, que expresaba bien los rasgos dinámicos y típicos, y tenían la característica de ser simples, vivos y diversos, pero no dispersos.

    Durante este período, los intercambios e integración entre las diversas etnias y lugares eran muy activos, formando el mercado comercial unificado del país, como consecuencia del cual aparecieron los comerciantes que, al mismo tiempo, eran artesanos que producían y comercializaban sus propios productos.

    Zhang Qian, de la dinastía Han, fue en dos ocasiones en misión diplomática a las regiones del Oeste, abriendo la Ruta de la Seda desde Chang'an hasta Asia Central, Asia Occidental y la costa oriental del Mediterráneo. En la dinastía Han también se estableció una vía terrestre que comunicaba con la India y una ruta marítima hasta Japón, que bordeaba la costa y pasaba por Corea. Los intercambios económicos y culturales entre China y otros países eran muy frecuentes. La seda, los objetos de laca y el hierro empezaron a exportarse a todo el mundo.

    Top