• +86 773 2303067


Objetos de Jade

    En el Neolítico, el hombre había comenzado a reconocer paulatinamente la piedra rojiza, de calidad parecida a la del jade, durante la selección de piedras y la elaboración de objetos como herramientas productivas, ornamentos y artículos rituales. De esta forma, este tipo de piedra fue el embrión de los objetos de jade. La cultura Hemudu había revelado el preludio de la cultura de jade de China. A mediados y finales del Neolítico, la entalladura de jade se había separado de la fabricación de artículos de piedra y convertido en una modalidad independiente de la artesanía. China es uno de los principales productores mundiales de jade y según los registros de Shan Hai Jing (obra sobre geografía antigua), en el territorio nacional existen más de 200 lugares productores de este tipo de piedra, los cuales han suministrado ininterrumpidamente la materia prima necesaria para el desarrollo de los objetos chinos elaborados con ella. Hetian, en Xinjiang, produce el jade más famoso de China y dispone de ricas reservas de este recurso, con una calidad excelente, por lo que se le considera una fuente importante de materia prima para la elaboración de jade. Además, el jade de Jiuquan, en Gansu, Lantian, en Shaanxi, Dushan y Mixian, en Henan, y Xiuyan, en Liaoning, entre otros, es esencial para la producción de los objetos de jade del país.

    En China, el jade ha tenido siempre un significado de conciencia moral y su carácter físico es considerado parte del valor de la persona de noble carácter. Por eso, en lo político, económico, cultural, ideológico, moral, religioso y otros campos, el jade desempeña un papel que otros objetos artesanales no pueden igualar. En el Libro de los ritospinyi, Confucio (551 a.e.c. - 479 a.e.c.) comparaba los valores del jade con los siguientes 11 aspectos: benevolencia, justicia, ritualidad, sabiduría, fidelidad, optimismo, lealtad, cielo, tierra, virtud y doctrina. Xu Shen (aprox. 58 - 147), de la dinastía Han del Este, formuló la primera definición de jade en Origen de las escrituras chinas, considerando que el jade es "el más bello entre todas las piedras". Al mismo tiempo, resumió y enriqueció la observación y deducción de la pre Qin sobre las propiedades naturales del jade, al que reconoció cinco virtudes: benevolencia, justicia, sabiduría, valor y limpieza. Justamente, porque en la antigua China existió durante mucho tiempo la tradición de que "las personas de noble carácter comparaban sus virtudes con el jade", "siempre llevaban jade consigo", pues "el jade no se separa de las personas de noble carácter, a menos que sea por causas especiales" (Libro de ritos yuzao). Debido a que el colgante de jade puede emitir un sonido melodioso y agradable con algunos pasos rítmicos no muy rápidos ni muy lentos, las personas que lo llevaban colgado debían un colgante de jade era una muestra de que las personas de noble carácter eran virtuosas y honradas.

    La fabricación de jade incluye entre otros procesos artísticos la observación, diseño, abertura, perforación y pulimentación. Tang Rongzuo, coleccionista del último período de la dinastía Qing
    escribió el libro Hablando del jade, que muestra sistemáticamente todos los pasos de la elaboración de este material con 12 dibujos sobre el procedimiento laboral, método, herramientas y otros.

    Si partimos del punto de vista de la fabricación, los objetos de jade no son esculpidos, sino molidos con agua aprovechando el esmeril, cuarzo, granate y otras "arenas que descompone el jade" por su mayor dureza. Debido a ello, el proceso artístico es llamado rodadura, pulimentación y molienda. La pulimentación del jade en China es muy avanzada, pero con simples herramientas, como el tuo, un disco redondo giratorio que se empleaba en la época primitiva y que permitía pulir el jade con la ayuda del agua. En la Era Neolítica y la de Bronce, antes del descubrimiento de los objetos de hierro, la mayoría de las herramientas para pulir el jade eran fabricadas con instrumentos de madera y bambú, hueso y piedra arenisca. En la época moderna, los chinos siguen utilizando las herramientas tradicionales para confeccionar objetos de jade, tales como la sierra de hilo, el tablero redondo hecho de acero y hierro forjado y el torno de madera, entre otros.

    Las dinastías Han y Tang son los períodos con los objetos de jade más avanzados. Lo que mejor refleja las características de estas piezas es el jade funerario, fabricado para evitar la descomposición de los cadáveres. Había ropa de jade y tapones para 9 orificios, entre otros elementos. Debido a las distintas condiciones sociales y rangos de los muertos, la vestimenta de jade se divide en oro, plata y bronce, y los tapones los nueve orificios del cuerpo humano (orejas, ojos, boca, nariz, ano y órganos genitales) a fin de guardar la "energía vital" del cuerpo, para que no se descompusiese. En cuanto al jade ornamental, la dinastía Han aportó ejemplos como el caballo galopante de jade, oso de jade, águila de jade y bixie (animal de la mitología china) de jade entre otros, que muestran de manera realista un nivel artístico relativamente alto y un estilo artístico sencillo y generoso. En los objetos de jade de la dinastía Tang, aunque se aprecia la influencia del arte de la región del oeste, se muestran también la formación del estilo elegante y lujoso de la dinastía Tang con el colorido de la región del oeste, como se aprecia en la copa de jade con rayas de 8 pétalos y la copa de ágata con máscara de animal.

    Debido a la prosperidad de la economía urbana y el surgimiento de los estudios sobre el bronce y la piedra, en los períodos de Song, Liao y Jin los objetos de jade lograron un desarrollo sin precedentes. El jade decorativo, más relacionado con la vida real, ocupaba un puesto importante. Mientras los objetos de jade como piezas protocolares comenzaban a debilitarse, los de disfrute diario conseguían fortalecerse. Con la técnica del qiao, creada en la dinastía Song, se podían esculpir todos los tipos de obras, elegantes y refinadas, según los colores, betas y formas naturales.

    Las dinastías Yuan, Ming y Qing marcan el apogeo en el desarrollo de los objetos de jade. De entonces son representativos el tazón de jade extra grande de Dushan y la Montaña de Jade que describe el tratamiento de inundación por Dayu. La primera fue tallada con su forma natural, con un próspero animal nadando entre las olas, que cuenta con una fuerza moral franca y vigorosa, como la gente de la dinastía Yuan. La segunda, de la dinastía Qing, refleja la influencia de los dibujos de los literatos en los objetos de jade.

    Top