• +86 773 2303067


Un mundo sutil y reservado

    La mayoría de los objetos de porcelana china encarnan las características de la estética confuciana. En su búsqueda de la elegancia y el refinamiento se pueden sentir los principios del confucianismo, a través de su estilo comedido, se descubre la naturaleza reservado de la estética confuciana.

    La dinastía Song es testigo del renacimiento del con-fucianismo, y al mismo tiempo se alcanza un periodo de madurez de la producción de la porcelana. Esto es mucho más que una simple coincidencia. La popularidad creciente del confucianismo provocó un notable desarrollo de la producción de porcelana durante esta dinastía, al mismo tiempo que la elaboración de los nuevos modelos estéticos generó la especialización de los artesanos. En este periodo que presta especial atención a la belleza interna -un principio que perdurará generación tras generación-, y en el estilo comedido resultante, convertirá el arte de la porcelana china en algo estimulante, además de placentero para la vista.

    Otro tipo representativo de este comedimiento, es la porcelana roja, uno de dos tipos de porcelanas desarroliadas en su madurez en Jingdezhen, durante la dinastía Yuan. Difícil de fabricar, la porcelana roja no es tan popular como el tipo azul y blanco, aunque es producto de un gusto artístico refinado.
    En el Museo del Palacio de Taibei se conserva un precioso jarrón de porcelana rojo, fabricado durante el reinado Hongwu (1368-1398), de la dinastía Ming. Los motivos están dibujados en rojo, y en su base circular aparecen pétalos de loto. Palmeras, rocas y tallos de bambú, dibujados en la parte más ancha del jarrón, muestran la imagen de un paisaje elegante de intensas reminiscencias.

    Forma e imaginería

    La porcelana es un arte total, y su forma es importante para que una pieza de porcelana se convierta en algo similar a una escultura. En los objetos de porcelana de mayor valor artístico, una forma sorprendente puede captar instantáneamente la atención de los espectadores.
    Entre los diferentes tipos de porcelana, existe uno de porcelana blanca decorada con dibujos florales en el mismo tono y que provocan la sensación de estar ante una escultura en relieve. La porcelana blanca más famosa se produjo en el homo Ding durante la dinastía Song, y ejerció una gran influencia en obras de porcelana blanca posteriores. Un pequeño recipiente de porcelana blanca fabricado durante el reinado Daoguang (1821-1850) de la dinastía Qing es un ejemplo típico de estas piezas. Desde fuera no es diferente de cualquier recipiente para contener, por ejemplo, las fichas de cualquier juego de mesa, pero en su interior se observan pétalos de cinco colores, que parecen en relieve, perfilados con elegancia y concisión. Debió ser una maravillosa sensación gozar de esta obra de arte mientras se disputaba una partida de go.

    La porcelana china busca también efectos pictóricos. Normalmente la porcelana muestra imágenes de paisajes y pinturas de aves y flores. La mayoría de los artesanos de la porcelana eran también pintores experimentados. Las piezas de porcelana de las dinastías Ming y Qing con sus formas elegantes, un uso del color sorprendente, su delicada textura y las imágenes dinámicas que reproducían eran pequeños objetos de arte completos de gran esplendor.

    Bajo la influencia de la pintura europea, a finales de la dinastía Ming y principios de la Qing, la porcelana china comenzó a incorporar técnicas artísticas europeas a sus diseños, como por ejemplo, el uso de las luces y las sombras que incrementaba la descripción realista con sus efectos tridimensionales. Un buen ejemplo es la porcelana de la familia rosa, tan popular durante la dinastía Qing.

    A este tipo de porcelana se la conoce como "familia rosa", y también como de "color suave", para diferenciarlo de otros en los que la aplicación de color carecía de los matices aportados por las sombras. En el Museo del Palacio de Beijing se conserva actualmente un jarrón de la familia rosa, con el motivo de nueve melocotones; una obra de la dinastía Qing que emplea este método en lugar del uso tradicional de los cinco colores. En esta pieza destacan las sombras producidas por los cambios de tono, y los juegos de luces y sombras, que producen un efecto realista y tridimensional.

    Top